HECHO A MANO
HECHO A MANO

CATALOGO DE ARTESANIAS RED PUNA

Tejidos en hilo de llama y oveja, con tintes naturales.

CHACINADOS Y EMBUTIDOS DE LLAMA

AGROINDUSTRIA

DE CARNE DE LLAMA

Lomito de carne de llama
Lomito de carne de llama

22 de abril:

 Marcha por la tierra y los territorios

 

Pueblos Originarios de Jujuy unidos por nuestros territorios, exigimos la entrega de los títulos comunitarios de nuestras tierras y territorios. 

 

RED PUNA
RED PUNA

Tierra, Agua y Justicia

para una vida digna en el campo!!!

Red Puna para nosotros

Sentimiento general

Estamos todos unidos

Como tiempo de carnaval.

LA LUCHA POR LA TIERRA

Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Con enorme tristeza despedimos a un luchador
Con enorme tristeza despedimos a un luchador

ARIEL MENDEZ...  Presente!!!

DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA
DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA

Campesinos y campesinas

enfriamos el planeta

LAS COMUNIDADES y LA MINERIA DE LITIO LLEGÓ A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

 

El miércoles 28 de marzo, las 33 Comunidades Aborígenes nucleadas en la Mesa de Comunidades de la Cuenca de la Laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes, estuvieron presentes en la audiencia convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para solicitar su derecho a ser consultadas y a brindar su consentimiento previo, libre e informado en las actividades mineras que se desarrollen en sus territorios de Salinas Grandes para la exploración y explotación de Litio. Es la primera vez que pueblos indígenas de Jujuy fueron escuchados, en instancia oral y pública por los miembros de la Corte. También estuvo presente el Gobierno de la provincia de Jujuy, quien de manera mentirosa aseguró que no hay explotación de litio en la zona de conflicto. La audiencia se desarrollo en el cuarto piso del Palacio de los Tribunales en la Ciudad de Buenos Aires.

70 dirigentes de las Comunidades viajaron a Buenos Aires para estar presentes. Sólo 20 pudieron ingresar a la sala de audiencias. El resto acompañó la presentación en un salón contiguo con pantallas de televisión y sonido en directo. Muchas otras organizaciones estuvieron presentes acompañando a las comunidades.

La audiencia comenzó con las palabras del único representante de las comunidades autorizado a hablar. “Por el litio entraron empresas mineras, hicieron exploraciones, pozos, hubo derrames de agua dulce, manchas en el salar, hicieron terraplenes. Y todo ha sucedido sin que pudiéramos opinar. Los gobiernos nunca nos ha consultado”, denunció Liborio Flores, el representante de las Comunidades que pudo subir al estrado y hablar ante el Tribunal. También hizo un recorrido histórico de la presencia indígena en las salinas, desde antes de la llegada española, las luchas de los pueblos andinos, la Batalla de Quera en 1875, y el Malón de la Paz, durante el primer gobierno de Juan Perón hasta la actualidad. “Con la reforma de la Constitución de 1994, cuando el Estado reconoció a los pueblos indígenas, nos dieron una esperanza de recuperar nuestros territorios, el salar y poder trabajar. Sin embargo, la instrumentación de ese entramado constitucional se ha hecho demasiado largo en las provincias, y al día de hoy no tenemos el reconocimiento de los territorios”, cuestionó.

“Queremos preservar la integridad cultural de nuestros pueblos, pero para eso necesitamos preservar la integridad de nuestros territorios. Queremos cuidar el medio ambiente, que es la vida de nuestros pueblos”, afirmó al cerrar su presentación. De inmediato, vinieron los aplausos en la sala y el grito de Jallalla!!! Jallalla!!!. El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, advirtió que no se trataba de una “tribuna”, y pidió que no haya aplausos al final de las exposiciones.

Luego de la presentación, los Jueces realizaron una gran cantidad de preguntas a la Abogada: ¿en qué debiera consistir la intervención de las comunidades previo a los permisos de exploración?; “¿El Estado ha realizado esas consultas?”; “La provincia de Jujuy dice que no se ha dado permiso para litio. ¿Es así?”; ¿Hay alguna exploración o es algo preventivo, un temor?”; “En concreto, usted plantea que para explotar debe haber consentimiento de las comunidades indígenas. ¿Y si no lo hay, no se puede explotar, como si fuera propiedad originaria?”.

“No hay participación cuando hay desigualdad entre las partes”, fue el planteo a la Corte, ante las afirmaciones del Gobierno que le da participación a las comunidades en la Unidad de Gestión Ambiental Minera Provincial (UGAMP). “No puede haber 15 representantes del Estado y de las universidades, y un sólo delegado indígena, como prevé el gobierno de Jujuy”, graficó la abogada.

El Gobernador Fellner citado a la audiencia, no concurrió. Por el Gobierno Provincial la representación estuvo a cargo del Fiscal de Estado Alberto Matuk, el único que habló, la Jueza de Minas Cristina Lucas de Durruty, la Secretaria de Derechos Humanos Natacha del Valle Freijo, además de Comisionados Municipales de la Puna, entre otros.

Confusiones y mentiras: El Fiscal de estado explicó que en la zona hay seis explotaciones de boro, pero que una sola afecta a una comunidad y que supuestamente dio su visto bueno “y participó en todas las etapas” de exploración. “Existen pedimentos, varios, diversos, pero sin ninguna clase de trámite”, señaló sin inmutarse. A pesar de fotos y pruebas de perforaciones, el gobierno jujeño aseguró No existe ni exploración ni explotación de litio en la zona de Laguna Guayatayoc-Salinas Grandes”, y buscó por todos los medios confundir las zonas de Salinas Grandes con el Salar de Olaroz Cauchari, en la zona de Susques, donde existen empresas explorando en la actualidad, y mintió en varios oportunidades afirmando que las comunidades habían sido consultadas, pero refiriéndose también a la zona de Susques, lo que generaba confusión, ya que no era el territorio en disputa. Para finalizar y ante una pregunta del Presidente de la Corte, afirmó “No está bajo análisis posibles explotaciones en la zona donde viven estas comunidades”.

 

La minería de litio llegó al máximo tribunal de Justicia de la Argentina y dejó más dudas que certezas y respuestas. Ahora tendremos que esperar la resolución de la Corte Suprema. En primera instancia resolverá si se declara competente o no en el tema, para luego continuar con la acción de amparo iniciada en noviembre de 2010 por la Mesa de Comunidades Indígenas de la Cuenca de Laguna de Guayatoc y Salinas Grandes.

Desde las comunidades se espera que la justicia ordene a los gobiernos de Jujuy y Salta la implementación de mecanismos adecuados de participación y consulta a las comunidades aborígenes, en los expedientes administrativos en trámite para explotación minera.

 

El Gobierno busca dividir y la pelea entre comunidades.

La audiencia fue cerrada con un breve relato de Modesta Rosana Calpanchay, de la comunidad Puesto Sey, comunidad que no está involucrada en los territorios de Salinas Grandes y Guayatayoc, quien llegó de la mano del Gobierno Provincial, junto al Comisionado Municipal de Rinconada y otros comisionados. Respaldó las afirmaciones del gobierno provincial y dio la bienvenida a la minería en la región. “El Gobierno nos entregó los títulos y nos consultó siempre” expresó.” Calpanchay, es reconocida en la zona por su cercanía al gobierno provincial, y su comunidad está ubicada a 90 kilómetros de la zona de conflicto, en Susques, región que no está incluida en el amparo ante la Corte Suprema y, por lo cual, su participación en la audiencia sólo se entiende como una manera de buscar el enfrentamiento y la pelea entre hermanos.

Ante el avance de las empresas mineras por el Litio

 

“Nosotros no comemos baterías,

nosotros vivimos de las salinas”

 

Mientras varias compañías mineras comenzaron a desembarcar en las Salinas Grandes y el gobierno provincial avanza con concesiones de exploración del Litio, las Comunidades Aborígenes nos organizamos para luchar y hacer frente a los atropellos.

El litio es un metal que se emplea en pilas y baterías de productos electrónicos y que comenzó a utilizarse como energía en la industria automotriz. La minería del litio forma parte del modelo de extracción de recursos naturales, aunque a diferencia de la minería metalífera a gran escala, no produce la voladura de montañas ni el uso masivo de explosivos y cianuro. Pero sí las une el aspecto más cuestionado en los últimos años: el enorme uso del agua, en una región de extrema sequía.

Del agua dependen nuestras comunidades para el pastoreo y cría de ovejas, llamas y pequeñas chacras, por eso la presentación en la Corte Suprema que realizaron las comunidades de las Salinas, remarca que corre peligro toda la cuenca hídrica de la Laguna Guayatayoc-Salinas Grandes, que agrupa cursos de agua de Jujuy y Salta, y de la cual dependen nuestras comunidades indígenas.

“Hace siglos que vivimos en las salinas, siempre cuidando el territorio y vivimos en armonía. Ahora descubren algo y quieren pasarnos por arriba, condenarnos. No vamos a permitir esa injusticia”. “Nuestros bisabuelos vivieron donde nosotros hoy, y nunca nos dieron los títulos comunitarios. La minera llega y le dan todo. Contaminan y nos quieren echar. No dejaremos que eso pase”, avisa Clemente Flores, de la Organización Comunitaria Aborigen “Sol de Mayo” de El Moreno.

Las Salinas Grandes constituyen “un ecosistema único que se encuentra dentro de nuestros propios territorios, el cual provee de los recursos naturales de uso común que son necesarios para nuestra subsistencia, como el agua y la sal que nos permite la vida, el trabajo y la producción”.

“Somos un pueblo tranquilo, pero nuestros abuelos y padres nos han enseñado de lucha. Podemos marchar hasta donde se guarda el poder político y cortar rutas. ¡Y quién sabe qué más! El territorio es todo, más que nuestra vida.”

“A algunos hermanos los corrió y mató la soja. A nosotros nos quieren hacer lo mismo, pero con la minería, con este metal para las baterías. Nosotros no comemos baterías, nosotros vivimos del salar”, afirma uno de los hermanos de las salinas. De las salinas depende el patrimonio cultural e identidad de nuestro pueblo kolla. Las comunidades indígenas tuvieron históricamente una gran presencia en las salinas de la Puna. La sal es parte de una cultura del trueque, con viajes que se realizan transportando panes de sal en burros y vehículos, desde las salinas hacia otros lugares alejados de la Quebrada, Puna, Valles y el Ramal.

El negocio del litio vulnera la Constitución Nacional y tratados internacionales que legislan sobre el derecho de los pueblos originarios.

 

Las empresas mineras

Dos empresas ya han avanzado en el proceso de cateo y exploración. Se trata de la empresa australiana Orocobre Limited, líder en el mundo en explotación de litio, que se asoció con la automotriz Toyota y planifica extraer litio en 2012, y la otra es una empresa canadiense Daijin Resources Corporación.

También existen otros 32 pedidos de cateos y procesos de exploración en el departamento de Cochinoca, de los cuales, 20 de esos emprendimientos corresponden a minerales de “primera categoría”, que incluye plomo, plata, zinc, cobre, estaño y litio; también hay otros 97 pedidos en los departamentos de Rinconada y Susques.

Comunicados de las compañías afirman que la demanda global de litio crece a una tasa de 4,5 por ciento al año, estiman que la demanda de litio para batería aumenta un 20 por ciento anual, precisan que el mercado mundial de baterías de litio tiene un valor de 4000 millones de dólares al año. “El reciente crecimiento de una industria mundial de baterías industriales y de automóviles de iones de litio se ha traducido en una demanda de carbonato de litio que se espera un aumento de cinco veces para el año 2017”.

Síntesis de la nota”La fiebre del litio” publicada en el diario Pagina/12, el 06/06/11, por Dario Aranda.

MARCHA contra la Minería a Cielo Abierto. Julio 2008 . Foto video

Descubriendo Verdades,

NO al saqueo de nuestros bienes naturales

 

Durante los últimos años quisieron hacernos creer que la gran minería a cielo abierto era la “unica” alternativa para el desarrollo de los pueblos más alejados de las ciudades y que traería el "progreso", presentándose como un sector productivo de grandes posibilidades de desarrollo y con un futuro prometedor.

 

A partir de las experiencias en distintos puntos del país, fueron apareciendo verdades y por sobre todo la realidad: muchas ganancias, pero sólo para las grandes corporaciones extranjeras, desolación y falta de agua en las comunidades, y sumándoles graves problemas de contaminación ambiental.

Se comenzó a hablar del cianuro, de los diques de colas, de las escombreras, de la dinamitación y voladuras de cerros enteros, del agotamiento de las fuentes de agua. Y también nos dimos con otra verdad: este modelo de minería había sido diseñado para beneficiar a grandes empresas, en su mayoría extranjeras, y a unos pocos políticos amigos del capital, a partir de un paquete de leyes que se sancionaron en la época del gobierno neoliberal de Carlos Saúl Menem. .

 

Hoy cayeron las “verdades oficiales”, y ante esta situación los movimientos sociales nos encontraron con la tarea de difundir en la población lo que significa la radicación de estos emprendimientos mineros en la Puna y Quebrada.

 

Nuestra provincia no es ajena a este proceso de "descubrimiento de verdades". Existen múltiples pedidos de exploración por parte de empresas mineras extranjeras, y un gobierno que impulsa la actividad ofreciendo un panorama alentador. Actualmente se encuentran en proceso de explotación a cielo abierto dos emprendimientos: Mina Pirquitas y Mina Aguilar. Emprendimientos que son fuertemente defendidos por los empresarios de la minería, los medios de comunicación y, obviamente, el gobierno provincial y nacional. Dichos proyectos fueron aprobados a espaldas de la población, que, hasta hace poco tiempo atrás, cuando oíamos hablar de minería imaginábamos a mineros de pico y pala extrayendo el mineral en galerías subterráneas. Hoy nada más alejado de la realidad.

 

Las Comunidades Indígenas Campesinas que formamos parte de la Red Puna y Quebrada queremos expresarnos, hacer oir nuestra voz, y decirle al gobierno que NO queremos un modelo que agota nuestros bienes naturales, destruye los suelos, nos quita y contamina el agua, dejando a nuestras comunidades sin posibilidad de trabajar nuestras tierras. No queremos para nuestros territorios un modelo de producción minero a cielo abierto, que dinamita los cerros, que utiliza químicos contaminantes y enormes cantidades de agua para separar los minerales de las rocas, generando grandes desechos tóxicos y contaminación.

 

No nos pueden seguir imponiendo verdades que ya han sido desmentidas en los hechos, inclusive los proyectos mineros que se instalaron décadas atrás en nuestra provincia, dejaron zonas contaminadas y comunidades empobrecidas debido a las escasas posibilidades de desarrollo agrícola ganadero. Cuando estos emprendimientos cerraron en los 90´, dejaron a miles de trabajadores sin empleo, con graves enfermedades y a muchos no se les pago ninguna indemnización.

 

Existen numerosas denuncias por contaminación radicadas en las Físcalias Federales Nº 1 y Nº 2 de Jujuy, que esperan la condena a los responsables del envenenamiento de ríos, suelos y de la generación de enfermedades en la población (Casos: Mina Aguilar, Mina Pan de Azúcar, Metal Huasi en Abra Pampa, Mina La Pulpera, Orosmayo, entre otras).

 

El gobierno y las empresas pretenden generar un enfrentamiento entre dos supuestos sectores de la población: los que están a favor de la minería y los que están en contra. Pero sabemos que estas estrategias de división se han utilizado en todas las provincias, aplicando el lema "divide y reinarás". Pobre este gobierno que no puede generar otro desarrollo para nuestra provincia que el saqueo de nuestros bienes naturales vía la Minería a Cielo Abierto. Pobre de ideas, pobre de gestión…… pobre de vida.

 

Quienes estamos trabajando para frenar el avance de este modelo de minería, no nos ponemos en ninguno de esos dos lugares, y sí, en cambio, nos posicionamos en el lugar que defendemos los territorios de nuestras comunidades indígenas y campesinas, la soberanía alimentaría, un modelo de desarrollo productivo basado en la agricultura y la ganadería de nuestra región. Nuestra lucha no es contra nuestros hermanos que hoy se encuentran trabajando en proyectos mineros, si no contra quienes históricamente generaron el empobrecimiento de nuestra provincia, que miran a la tierra y los bienes naturales como meros recursos económicos que están a la espera de ser traducidos en ganancias y que nada les importa la vida de nuestras comunidades.

 

Desde la RED PUNA defendemos el AGUA y nuestra SALUD; decimos SI a la VIDA, NO A LA MINERÍA METALIFERA A CIELO ABIERTO CON UTILIZACIÓN DE QUÍMICOS y junto con otras organizaciones de la provincia, exigimos la sanción de una ley que prohíba este tipo de actividad; la derogación del Código de Minería; la tramitación de las causas penales por contaminación y la condena a sus responsables, y el respeto de las leyes ambientales y de los pueblos indígenas.

.

TIERRA, AGUA y JUSTICIA,   en DEFENSA de NUESTROS TERRITORIOS
 
                                       Red Puna y Quebrada

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Vía campesina - Argentina

Presentación de la RED PUNA ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para frenar la minería a cielo abierto de en Juella -Tilcara

 

En el marco de la causa judicial que llevan adelante los Vecinos Autoconvocados de Tilcara contra la Minería contaminante a cielo abierto, la Red Puna, conjuntamente con la Comunidad Aborígen El Churcal de Juella y la Comunidad Aborigen Cueva del Inca, de Villa Florida –Tilcara, nos presentamos ante el máximo tribunal de justicia de la nación, en carácter de Amicus Curiae, (amigos del Juez), solicitando a la Corte Suprema, frenar la minería a cielo abierto, con uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico en la Quebrada de Humahuaca, y que revoque los permisos de cateo y explotación, que tiene la empresa Uranio del Sur S.A, en la zona de “los amarillos” de Juella y Yacoraite, sobre territorio de las comunidades Aborígenes.

En la presentación ante la Corte Suprema de la Nación expresamos: “Somos comunidades Aborígenes Kollas, que seríamos directamente afectadas por los posibles emprendimientos mineros. Nosotros conjuntamente con otras comunidades representadas por la Red Puna y Quebrada, queremos hacer oir nuestra voz, y expresar que no queremos un modelo que agota nuestros bienes naturales, destruye los suelos, nos quita y contamina el agua, dejando a nuestras comunidades sin posibilidad de trabajar nuestras tierras. No queremos para nuestros territorios un modelo de producción minero a cielo abierto, que dinamita los cerros enteros, con productos químicos contaminantes y que utiliza enormes cantidades de agua para separar los minerales de las rocas, generando grandes desechos tóxicos y contaminación.”

“No nos pueden seguir imponiendo verdades que ya han sido desmentidas en los hechos. Los proyectos mineros que se instalaron décadas atrás en nuestra provincia, dejaron zonas contaminadas y comunidades empobrecidas”. También se informó de los antecedentes de contaminación minera en la región, y de las numerosas denuncias por contaminación radicadas en las Fiscalías Federales Nº 1 y Nº 2 de la Provincia de Jujuy, a las que ni siquiera se les ha dado trámite y esperan la condena a los responsables del envenenamiento de ríos, suelos y de la generación de enfermedades en la población (Casos: Mina Aguilar, Mina Pan de Azúcar, Metal Huasi en Abra Pampa, Mina La Pulpera, Orosmayo, entre otras).”

También expresamos los derechos de las comunidades indígenas y nuestra relación con los bienes naturales expresados en Nuestra Constitución Nacional, y el Convenio 169 de la OIT.

“Los pueblos indígenas somos portadores de una identidad y de una relación con los “recursos naturales” única y especialísima. Somos cultura viva y profunda.

Megaminería

 

La minería a cielo abierto, un modelo de saqueo

 

Años atrás la minería se realizaba en socavones. Los minerales se encontraban en forma de vetas en los cerros y a través de los socavones se seguía la veta del mineral, y se iba extrayendo. Así la vivieron nuestros padres y abuelos.

En la actualidad, casi no quedan minas que se exploten de esta manera, ya que no es rentable para las grandes empresas ese método de extracción. Para aprovechar todos los minerales que se encuentran dispersos en las rocas, la minería se realiza a cielo abierto, dinamitando cerros enteros, pulverizando la roca y luego separando los minerales. La minería de hoy en día no es como la que conocíamos hace tiempo.

La minería moderna a cielo abierto trabaja explotando cerros, dejando cráteres de muchos kilómetros de ancho en los que podrían caber ciudades enteras. La roca dinamitada se tritura y se amontona, luego se riega con millones de litros de agua mezclada con varias toneladas de sustancias toxicas como el cianuro y el ácido sulfúrico. Con este método logran separar el mineral de la roca. A este proceso se le llama lixiviación.

La megaminería a cielo abierto, requiere de miles de litros de agua por minuto, por lo que sacan agua de todas las fuentes cercanas y disponibles, produciendo una gran reducción y agotamiento del agua en los ríos, quebradas, vertientes, ojitos, pozos y napas subterráneas.

El agua queda contaminada con enormes cantidad de sustancias toxicas y metales pesados, que contaminan los ríos, las napas y las tierras.

Este modelo de explotación minera, va en contra de nuestras economías regionales, ya que impide el desarrollo de la ganadería y la agricultura porque las zonas quedan sin agua, y el agua que dejan, queda contaminada, al igual que el aire, generando enfermedades en los animales, plantas y en las personas.

 

En defensa del agua y de nuestros territorios,

No a la Minería a cielo abierto

IMPACTO DE LA MINERIA DE LITIO EN LAS SALINAS

 

Las salinas son ecosistemas muy sensibles, donde hay una gama de distintas calidades de agua, desde agua dulce, hasta las sales, y una gran variedad de fauna silvestre, como suris, vicuñas o guanacos. Son ecosistemas muy importantes para conservar y por supuesto muy importantes para nuestras comunidades. Las precipitaciones son muy bajas y son sistemas de cuenca cerrada, lo que cae en forma de lluvia, se evapora completamente.

La Extracción de sales perturba un área extensa, por la formación de grandes lagunas, la construcción de infraestructura y caminos. Hay un daño físico y estético de la salina, que afecta el turismo.

Se toman grandes cantidades de agua para el proceso del mineral, lo que altera el equilibrio hídrico de la cuenca. Hay pérdida del hábitat, de vegetación. Y se forman grandes vertederos de desechos sobre las salinas.

La competencia por un recurso escaso: El AGUA

Una empresa minera, toma muchísima agua dulce de la zona para aprovisionar su proceso, produciendo un descenso del nivel freático, y eso inmediatamente afectará la zona de vegetación y el sistema lacustre, modificando las características de salinidad con notables consecuencias sobre el sistema salino, limitando la posibilidad de extracción de sales superficiales, y producir el fenómeno ambiental del hundimiento.

Todos estos efectos, combinados, pueden resultar catastróficos para este ecosistema. Muy pequeñas variaciones pueden tener efectos de considerable magnitud, y el daño puede ser irreversible. Se Trata de una zona árida. El impacto a largo plazo es significativo.

En este tipo explotaciones, el agua que se usa, es agua subterránea y en ese sentido, puede no ser recuperable, o teniendo en cuenta las escasas precipitaciones, puede llevar mucho tiempo recuperarse. El impacto podría no observarse inmediatamente, pero podría verse dentro de varios años. Llevaría muchísimo más tiempo la recuperación, al ser sistemas muy lentos y de muy baja dinámica.

No sólo afectaría la salmuera, sino también el agua dulce que se encuentra en la misma zona. No puede esperarse que al cerrar las explotaciones mineras, se pueda volver el ambiente en las condiciones en que estaba antes.

Comunidades Aborígenes ante la Corte Suprema de la Nación

22 comunidades aborígenes de las salinas dicen No a la Minería de Litio

En noviembre del año pasado, 22 comunidades Aborígenes de las salinas de la provincia de Jujuy y de salta, presentaron ante la Corte Suprema de la Nación, una acción de amparo contra los estados provinciales de Jujuy y Salta, para que se garanticen los derechos de participación y consulta de las comunidades, sobre los pedidos de explotación de minerales en sus territorios.

Dicha presentación se basa en que varias empresas, entre ellas Dajin Resources S.A, han iniciado actividades en la zona de las Salinas Grandes, y el Juzgado de Minas ha concedido permisos de exploración y explotación minera, sin que las comunidades aborígenes locales posean información de las acciones que llevan a cabo en los territorios que les pertenecen y dónde habitan hace centenares de años.

           En la presentación ante el máximo tribunal de justicia del país, solicitaron también una medida cautelar que ordene a los estados provinciales, abstenerse de otorgar cualquier permiso de cateo y/o explotación minera, en la zona de la sub-cuenca de la laguna de Guayatayoc – Salinas Grandes, especialmente las referidas al litio y el borato, y se suspenda la ejecución de los permisos otorgados.

Las comunidades pidieron la plena aplicación y vigencia del principio precautorio consagrado en el art. 4° de la Ley General del Ambiente N° 25.675, que reglamenta el art. 41 de la Constitución Nacional, y que dispone que cuando haya peligro de daño grave e irreversible -como lo es la explotación minera a cielo abierto- se debe actuar a favor de la protección del medio ambiente, así como la aplicación del art.75 inc.17 de la Constitución Nacional y el Convenio 169 de la OIT.

            Las comunidades que han realizado esta presentación son las Comunidades Aborígenes de Jujuy de: El Angosto, Santa Anta, Abralaite, Río Grande, Agua de Castilla, Lipan, Tres Pozos, Aguas Blancas, Sol de Mayo de El Moreno; Sianzo, Rinconadilla, Alfarcito, Pozo Colorados, San Miguel de Colorados, y las Comunidades Aborígenes de Salta de : Cerro negro, Esquina de Guardia, Casa Colorada, Atacama de Rangel, Cobres, Likan Antai Paraje Corralitos y Tipan.

 

Voces contra la minería

“Las comunidades estamos en contra de la explotación de litio, por el tema del agua. Se pierde muchísima agua al sacar el litio. Junto con el mineral sacan el agua dulce. Los que perdemos somos las comunidades, dentro de 10 años no tendremos nada.” expresaba Ofelia de la Comunidad de Cerro Bayo, durante la última asamblea de la Red Puna.

“Vienen, te ofrecen la plata, el tema no es la plata. No entienden. Nosotros vivimos del agua, de las salinas, de nuestros animales”.

“Cuando nos enteramos que esto iba a pasar nos juntamos enseguida, nos pusimos firmes. Las comunidades estamos muy unidas en este tema”. “El Juzgado de Minas de Jujuy negaba haber otorgado permisos. Nos mienten. La Jueza miente. En algunos lugares ya han hecho campamentos”.

También otros compañeros han denunciado que “La empresa ofrece dinero a algunas comunidades para dividirnos”.