HECHO A MANO
HECHO A MANO

CATALOGO DE ARTESANIAS RED PUNA

Tejidos en hilo de llama y oveja, con tintes naturales.

CHACINADOS Y EMBUTIDOS DE LLAMA

AGROINDUSTRIA

DE CARNE DE LLAMA

Lomito de carne de llama
Lomito de carne de llama

22 de abril:

 Marcha por la tierra y los territorios

 

Pueblos Originarios de Jujuy unidos por nuestros territorios, exigimos la entrega de los títulos comunitarios de nuestras tierras y territorios. 

 

RED PUNA
RED PUNA

Tierra, Agua y Justicia

para una vida digna en el campo!!!

Red Puna para nosotros

Sentimiento general

Estamos todos unidos

Como tiempo de carnaval.

LA LUCHA POR LA TIERRA

Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Con enorme tristeza despedimos a un luchador
Con enorme tristeza despedimos a un luchador

ARIEL MENDEZ...  Presente!!!

DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA
DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA

Campesinos y campesinas

enfriamos el planeta

Documentos y Comunicados de Prensa

El Bicentenario desde Nuestra Memoria
Mayo 2010
Declaracion del Bicentenario.pdf
Documento Adobe Acrobat 42.7 KB
Documento Red Puna sobre el conflicto del "campo"
No somos campo, somos tierra y territori
Documento Adobe Acrobat 118.1 KB
Mineria a Cielo Abierto. Un modelo de saqueo
Comunicado Prensa sobre Mineria a Cielo
Documento Adobe Acrobat 155.4 KB

Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA)

El modelo sojero   versus  La soberanía alimentaria

 

 

El Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2020 (PEA) anunciado por la Presidenta de la nación en septiembre del año pasado, plantea “transformar a la Argentina en un líder agroalimentario mundial”. Para ello propone, entre otras cosas, aumentar las 100 millones de toneladas de granos que se producen actualmente para llegar a 160 millones de toneladas en el año 2020. Llegar a esa cantidad de toneladas implica sembrar unas 10 millones de hectáreas más de granos, principalmente soja, es decir implica pasar de las 33 millones de hectáreas de cultivo actuales, a 42 millones en ocho años. Esto sólo se podrá lograr avanzando sobre los montes y bosques nativos, avanzando sobre los territorios campesinos indígenas, a través de desmontes y desalojos. Muy lejos quedó la idea de un plan estratégico que incluya la soberanía alimentaria, bajo una producción campesina y de pequeños productores. El PEA tampoco plantea quien va a producir esa cantidad de granos. No es lo mismo si lo hacen miles de productores o si lo hacen un grupo de empresas o pooles de siembra. Así sucedió entre los años 2001 y 2010, se aumentó también la producción y las hectáreas sembradas, pero fueron expulsados del campo más de 100.000 productores. El avance del frente sojero y granarío conlleva también el uso de semillas transgénicas, fertilizantes y agroquímicos que dañan a la tierra y a las personas. En otras palabras el incremento de la producción de granos multiplicará las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias debido a los desalojos, los desmontes, el mayor uso de agrotóxicos. La profundización del modelo del agronegocio trae como consecuencia que el modelo de desarrollo productivo del país se distancie de las necesidades de las poblaciones locales y se ponga en peligro el acceso de las personas a los alimentos por encarecimiento de los precios y por escasez. Las producciones y exportaciones récords de soja no inciden directamente en la disminución de la pobreza rural, ni en el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones rurales u originarias y repercuten negativamente en el trabajo rural; por el contrario se incrementan los procesos violentos de expulsión de campesinos y pueblos originarios debido a las presiones para la incorporación de tierras en la producción. A través de la formulación del PEA el estado argentino asumió explícitamente como no lo había hecho hasta ahora la necesidad de continuar y profundizar el modelo extractivista de explotación de todos los bienes naturales, no sólo la tierra para la soja, si no también la minería, el agua y el petróleo. “Aumentar a 160 millones de toneladas de granos, forrajeros y no alimentarios, es sumar otras diez millones de hectáreas a las 20 millones que se cultivan de soja transgénica. Y no tiene otra forma de hacerse que a partir de los desalojos de las familias campesinas”. “Plantear que debemos redoblar las exportaciones en el marco del modelo actual genera claras contradicciones con las aspiraciones de un desarrollo industrial armónico con justicia social y con las políticas de derechos humanos”.“El modelo agroexportador, tal como está dado hasta ahora, es excluyente, genera desigualdad, desarraigo y expulsión de las familias campesinas y de las comunidades indígenas. Tenemos que marcar un nuevo modelo productivo, con nuevas matrices industriales. Nuestra producción territorial tiene y debe hacerse fuerte, pero esto no se visualiza en el nuevo plan agroalimentario anunciado el año pasado por el Gobierno Nacional”. Afirmamos en la Red Puna.