HECHO A MANO
HECHO A MANO

CATALOGO DE ARTESANIAS RED PUNA

Tejidos en hilo de llama y oveja, con tintes naturales.

22 de abril:

 Marcha por la tierra y los territorios

 

Pueblos Originarios de Jujuy unidos por nuestros territorios, exigimos la entrega de los títulos comunitarios de nuestras tierras y territorios. 

 

AGROINDUSTRIA

DE CARNE DE LLAMA

Lomito de carne de llama
Lomito de carne de llama
RED PUNA
RED PUNA

Tierra, Agua y Justicia

para una vida digna en el campo!!!

Red Puna para nosotros

Sentimiento general

Estamos todos unidos

Como tiempo de carnaval.

LA LUCHA POR LA TIERRA

Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Somos miembros del Movimiento Nacional Campesino Indigena
Con enorme tristeza despedimos a un luchador
Con enorme tristeza despedimos a un luchador

ARIEL MENDEZ...  Presente!!!

DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA
DIA MUNDIAL DE LA LUCHA CAMPESINA

Campesinos y campesinas

enfriamos el planeta

La producción de alimentos en manos campesinas indígenas

 

¿Qué viene pasando con la producción de alimentos?, ¿Porqué suben los precios, si se producen en nuestro propio país?. La Argentina, desde hace más de 30 años viene entregando su Soberanía Alimentaria al permitir que la producción y distribución de alimentos quede en manos de un pequeño grupo de empresas transnacionales, que controlan los mercados, especulan con los precios, y hacen de la comida un negocio. Nuestro país debe recuperar su soberanía alimentaria, apostando a la agricultura campesina indígena, familiar y de pequeños productores.

 

Hace cuatrocientos años, antes del capitalismo, los seres humanos nos alimentábamos con más de 500 especies diferentes de plantas. Hace cien años, con la hegemonía de la revolución industrial, se redujo a 100 especies diferentes de comida. En el mundo de hoy, con la hegemonía del capital financiero,  el 80% de los alimentos es en base a la soja, el maíz, el arroz, los frijoles, la cebada y la yuca.

Unas 100 empresas agroalimentarias transnacionales (como Cargill, Monsanto, Dreyfuss, ADM, Syngenta, Bunge, etc.) controlan la mayor parte de la producción mundial de fertilizantes, agroquímicos, pesticidas, la agroindustria y el mercado de alimentos.

El precio de los alimentos ya no sigue las reglas de los costos de producción, además de los medios de producción y el trabajo. Ahora están determinados por las empresas oligopólicas que controlan los mercados e imponen el mismo precio para un producto en todo el mundo, y en dólares estadounidenses.

 “La comida se ha transformado en un negocio y no en alimento para los pueblos. Hoy existe especulación sobre los alimentos, que se venden en las bolsas de valores internacionales, como una mercancía cualquiera, tales como mineral de hierro, petróleo, etc. y los grandes inversores financieros se convierten en propietarios de millones de toneladas de alimentos, y generan especulación para elevar los precios deliberadamente, y así incrementar sus ganancias”, fue una de las conclusiones de la última asamblea de la Red Puna.

“El mejor ejemplo, es la situación que estamos viviendo en nuestro país, los alimentos aumentan de precio por que ha subido el dólar, aún cuando los mismos se producen en nuestro propio territorio, por manos argentinas y con costos en pesos, que nada tienen que ver con el dólar. Eso pasa porque el gobierno ha dejado en manos de las empresas transnacionales la producción, provisión y distribución de alimentos en vez de fortalecer en serio la producción de alimentos en manos campesinas indígenas.”, fue la expresión del último plenario del MNCI.

Los gobiernos han adoptado el concepto de seguridad alimentaria, para explicar el derecho a alimentarse. Pero nosotros, los movimientos sociales, decimos que el concepto es inadecuado, ya que no soluciona el problema de la producción alimentaria, ni la distribución e incluso, mucho menos el acceso para el pueblo a comprar alimentos. Nosotros luchamos por la Soberanía Alimentaria.

La cuestión clave es ¿cómo garantizar la soberanía alimentaria?. Tenemos que defender, en primer lugar a todos los que cultivan la tierra y la producción de alimentos, los agricultores, los campesinos, el derecho a la tierra y el agua. Como derecho de los seres humanos.

De ahí la necesidad de la asignación política de los bienes de la naturaleza (tierra, agua, energía). No podemos someterlos a las reglas de la propiedad privada y el beneficio. Los bienes de la naturaleza no son los frutos del trabajo humano. El Estado en nombre de la sociedad, debe someterlos a un proceso social, de uso colectivo, bajo el control de la sociedad.

Tenemos que garantizar que las semillas, las diferentes razas de animales y sus mejoras genéticas realizadas por la humanidad a lo largo de la historia, estén al acceso de todos los agricultores.

No puede haber propiedad privada de las semillas y los seres vivos, como la fase actual del capitalismo nos impone, con sus leyes de patentes, mutaciones y genes transgénicos. Las semillas son un patrimonio de la humanidad.

Debemos asegurarnos que cada región local esté produciendo los alimentos necesarios que la biodiversidad local ofrece, y así mantener los hábitos alimenticios y la cultura local.
Necesitamos que los gobiernos garanticen la compra de todos los excedentes de alimentos producidos por los agricultores, y usen el poder del estado para garantizarles una renta adecuada, y una distribución de alimentos a todos los ciudadanos.

Tenemos que evitar que las empresas transnacionales continúen controlando el proceso de producción de insumos agrícolas, la producción y distribución de alimentos.

El Estado debe desarrollar políticas públicas que garanticen el principio de que la comida no es una mercancía, es un derecho de todos los ciudadanos.


La comida no es una mercancía, es un derecho!

 

(Síntesis de expresiones de la ultima asamblea de la Red Puna y del texto “el mundo no puede ser un gran supermercado, por  João Pedro Stédile MST Via Campesina)

 

La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sustentables de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base en la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de los modos campesinos, pesqueros e indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desempeña un papel fundamental

FERIA DEL CAMBALACHE 

 

El sábado 13 y domingo 14 de abril, se realizó la 17º edición de la Feria del Cambalache y Trueque de la Red Puna, en la Comunidad de El Moreno, departamento Tumbaya, bajo la consigna “Somos tierra para alimentar a los pueblos”. El mismo fue organizado por la Organización Comunitaria Aborígen “Sol de Mayo” de El Moreno, la Comunidad Aborígen de El Angosto y la Red Puna.

 

De la Feria de las Comunidades participaron más de 500 productores de 40 comunidades indígenas de la Quebrada, Puna y Valles jujeños. Se intercambiaron una gran variedad de productos alimenticios: frutas, carnes, verduras, semillas, alimentos, granos, sal, cueros, artesanías, lanas y todos aquellos productos que se producen en las comunidades y  hacen falta para todo el año.

 

El Cambalache fue un encuentro para fortalecer y apoyar la lucha por la tierra y el territorio que lleva adelante la Mesa de Comunidades de las Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc, contra el avance de la minería de litio en la región. Un espacio para reivindicar la vida indígena campesina, nuestros modos de vida, la soberanía alimentaria y la defensa del agua y de las Salinas grandes.

 

El cambalache estuvo enmarcado en las actividades de conmemoración por el Día Mundial de la Lucha Campesina, que se realiza junto al Movimiento Nacional Campesino Indígena y la Vía Campesina, en todo el mundo.

 

LA COMPLICIDAD DE MINERA EL AGUILAR CON LA DICTADURA MILITAR

 

El 24 de marzo de 1976, 29 obreros de Mina El Aguilar, ubicada en la Puna de Jujuy, fueron secuestrados en un operativo de la Gendarmería Nacional y la Policía de Jujuy. La detención fue realizada con apoyo de la empresa minera quien aportó las camionetas utilizadas para llevar a los trabajadores, encadenados, al destacamento de La Quiaca, luego al RIM 20 y al penal de Villa Gorriti en San Salvador de Jujuy. En el mismo momento en Jujuy era secuestrado el dirigente sindical minero Avelino Bazán, quien aún permanece desaparecido.

 

36 años después se está llevando adelante el juicio por delitos de lesa humanidad, los secuestros de los obreros y la desaparición del dirigente gremial Avelino Bazán. Durante las audiencias del primer juicio que se desarrolla en San Salvador de Jujuy, y con los testimonios de los detenidos, quedó claramente expuesto la complicidad de Minera El Aguilar con la dictadura militar y los secuestros.

Los secuestrados ese día fueron la mayoría de los dirigentes que habían participado del “Aguilarazo”, levantamiento realizado en noviembre de 1973, por los obreros de la mina, en busca de aumento salarial, pago de las horas extras y mejora en las condiciones laborales.

Los 29 obreros fueron buscados casa por casa y detenidos en la propia mina Aguilar, luego llevados a la Quiaca, al Servicio Penitenciario de Gorriti y luego trasladados a la Unidad Penal 9 de La Plata. Bazán y el resto de los obreros detenidos fueron liberados el 20 de julio de 1978. Bazán regresó a Jujuy el 6 de agosto. Pero el 26 de octubre fue nuevamente secuestrado y desaparecido.

Durante el juicio que se lleva adelante en el Tribunal Oral Federal Nº 2, uno de los testigos relató: “fui detenido en mi casa por gendarmes, y trasladado por camionetas de la empresa desde la Veta al Molino y en la comisaría me encontré con otros compañeros. No sabíamos qué iba a pasar”, dijo. Las mayoría de los ex mineros coincidieron que en los interrogatorios les preguntaban por Bazán, “querían que dijéramos que Bazán era subversivo y que nos estaba armando”.

 

Otro de los testigos relató durante el juicio, que fue detenido ese 24 de marzo, en su domicilio por gendarmes con armas largas. El se encontraba con su mujer embarazada y su hija de 2 años, recordó muy emocionado por la escena. A su hijo lo conoció un año después cuando salió en libertad. En el 76 era 6to vocal del sindicato y en la gestión anterior secretario de actas del sindicato.

Relató que fue llevado a la seccional de esa localidad, sin motivo y subido a la camioneta de la empresa "El Aguilar", donde encuentra su hermana y su cuñado que también los habían detenido. El que estaba a cargo del operativo era el comandante del Escuadrón de Gendarmería Jorge Borges Do Canto. Luego son trasladados en las rurales de la compañía al escuadrón de La Quiaca. "Nos trataban de subversivos, montoneros, que no nos merecía el Aguilar establecimiento modelo de la Argentina”, “La empresa Minera Aguilar fue cómplice, como los directivos de Personal Eduardo López y Luis Arzuaga". , recordó.

Estas amenazas e insultos se debían a las huelgas y “El Aguilarazo” que se había producido el 6 de noviembre de 1973, donde hubo un huelga activa, dos muertos y varios heridos, donde Avelino Bazán intermedió como Director de Trabajo, convocando una audiencia conciliatoria y donde lograron un acta para aumentar los sueldos y que los obreros vuelvan su trabajo. Pero luego la empresa en Buenos Aires desechó e incumplió el acuerdo.

Entre los testimonios del juicio también quedó claro la complicidad del ex obispo de Jujuy Monseñor Miguel Medina con la dictadura. Los detenidos le pedían por la situación, mientras que el cura les decía que confiesen si eran guerrilleros. “era un entregador”.

Varios testimonios en el juicio afirmaron que “durante el secuestro fuimos brutalmente golpeados, amenazados y humillados, sufrimos simulacros de fusilamiento. Desde Jujuy fuimos trasladados atados en avión a La Plata. golpeados durante todo el viaje además de sufrir la tortura psicológica, abrían las puertas del avión y amenazaban con arrojarnos al Rio de la Plata”, “la empresa Mina Aguilar fue quien nos entregó”.

Los acusados que enfrentan el juicio son: Antonio Vargas y Mariano Braga, Luciano Benjamin Menendez, entre otros.

"Hoy estoy contento. Después de mucho esperar llegó lo que necesitábamos: Justicia para todos en Mina Aguilar. La Empresa fue responsable junto con Gendarmería, Ejercito y Policía de desmantelar de representantes a los trabajadores", afirmó otro de los testigos.

Ninguno de estos trabajadores volvió a trabajar en la mina . La esposa de Bazán durante el juicio pidió “justicia para Avelino y los 30 mil desaparecidos.

Estudios científicos confirman la contaminación minera

¿DONDE ESTÁ LA MINERÍA RESPONSABLE?

 

El estudio de investigación “ Impacto ambiental de Mina El Aguilar en la concentración de metales pesados en la cuenca del Río Yacoraite, en la Quebrada de Humahuaca”, realizado por instituto de Bio y Geociencias del NOA de la Universidad Nacional de Salta y del CONICET, demuestran que existe una alta concentración de metales pesados como plomo, cobalto y aluminio en sedimientos y aguas.

Esta investigación muestra los resultados sobre la concentración de metales pesados en las agua y sedimentos del Rio Yacoraite, que en la cuenca alta reciben la influencia de los diques de cola de la Minera El Aguilar. El rio yacoraite es uno de los afluentes del río grande de la Quebrada de Humahuaca.

El estudio incluyó el análisis de aguas y sedimentos en 9 lugares a lo largo de la cuenca alta del río yacoraite, desde Casa Grande hasta el río grande la Quebrada de Humahuaca. Los valores de concentración de metales pesados fueron comparados con los valores limites fijados por la organización mundial de la salud. Por arriba de esos límites se considera que hay contaminación.

Los valores obtenidos de los análisis muestran altas concentraciones de plomo, Cobalto, aluminio, cadmio y zinc , provenientes de la actividad minera, superando entre 3 a 9 veces los valores permitidos por ley.

Como parámetro de comparación se tomaron muestras en arroyos donde no existen minas. Estos dieron resultados normales, aptos para el uso y consumo humano a diferencia de las muestras tomados en el Rio Yacoraite y Rio Casa Grande las cuales se encontraron contaminadas.

Este trabajo fue presentado por su autora, la Dra. Alicia Kirschbaum, el pasado 29 de junio en Tilcara, donde expresó: “Los valores altos de concentración de metales pesados como el plomo, tienen que ver con el arroyo Casa Grande, y aguas arriba de este, que están en la desembocadura del dique de colas de Mina el Aguilar.

Otro de los aspectos del trabajo de investigación fue analizar los valores del factor de enriquecimiento, que es un parámetro, que compara los valores de concentración de metales pesados analizados, con el valor promedio de los metales pesados en la corteza terrestre, como están en forma natural. “Los valores de enriquecimiento obtenidos en los arroyos casa grande, son muy altos para plomo, y zinc, lo que muestra una evidencia indiscutible del aporte de estos metales por parte del Aguilar al arroyo casa grande” sentenció la investigadora.

Este trabajo de investigación fue publicado en una revista internacional especializada en estos temas, por lo cual los resultados obtenidos no pueden ser objetados desde el campo científico. El informe fue presentado por los investigadores al secretario de mineria de Jujuy Ing. Carlos Navarro, y al director de minería Javier Elortegui Palacios. Ahora los funcionarios saben y conocen la situación, no se pueden hacer los distraídos.

 

 

Sobre la Abandonada Mina Pan de Azúcar

También los investigadores de la Universidad estudiaron los efectos del drenaje ácido, en la abandonada Mina Pan de Azúcar, en la Puna de Jujuy. “Esta mina fue abandonada hace más de 25 años, sin un adecuado cierre de mina, y sus estudios demuestran un impacto ambiental negativo, debido a la presencia de metales en el agua superficial y sedimentos fluviales”.

“ Estos metales provienen de los procesos de oxidación de sulfuros presentes en los diques de colas y escombreras. Existen todavía importantes volúmenes de material inalterado, por lo que aún hoy persisten las condiciones para la generación de drenajes ácidos por los próximos 50 años, con su consecuente contaminación”, afirmó la investigadora.

           La afectación al medio ambiente continuará en el tiempo hasta tanto no se tomen medidas serias de remediación y saneamiento de los pasivos mineros.

En el mismo estudio se tomaron muestras de la flora que se encuentra cercana a la mina Pan de Azúcar para analizarlas, en las cuales se encontraron metales pesados (zinc y plomo) en las hojas y tallos de la vegetación. Los animales consumen la flora de la zona y se cumple un ciclo alimenticio en el cual los consumidores finales resultamos ser los humanos.

 

Entendemos también que el negocio minero en los últimos años ha tomado fuerza y el precio de los metales ha aumentado extremadamente, esto para nosotros significa mayor uso del agua y mas contaminación en los lugares donde vivimos.

 

“¡Luchamos por una vida digna en el campo sin contaminación y explotación de nuestros bienes naturales!”.

 

Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA)

El modelo sojero   versus  La soberanía alimentaria

 

El Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2020 (PEA) anunciado por la Presidenta de la nación en septiembre del año pasado, plantea “transformar a la Argentina en un líder agroalimentario mundial”. Para ello propone, entre otras cosas, aumentar las 100 millones de toneladas de granos que se producen actualmente para llegar a 160 millones de toneladas en el año 2020.

Llegar a esa cantidad de toneladas implica sembrar unas 10 millones de hectáreas más de granos, principalmente soja, es decir implica pasar de las 33 millones de hectáreas de cultivo actuales, a 42 millones en ocho años.

Esto sólo se podrá lograr avanzando sobre los montes y bosques nativos, avanzando sobre los territorios campesinos indígenas, a través de desmontes y desalojos. Muy lejos quedó la idea de un plan estratégico que incluya la soberanía alimentaria, bajo una producción campesina y de pequeños productores.

El PEA tampoco plantea quien va a producir esa cantidad de granos. No es lo mismo si lo hacen miles de productores o si lo hacen un grupo de empresas o pooles de siembra. Así sucedió entre los años 2001 y 2010, se aumentó también la producción y las hectáreas sembradas, pero fueron expulsados del campo más de 100.000 productores. El avance del frente sojero y granarío conlleva también el uso de semillas transgénicas, fertilizantes y agroquímicos que dañan a la tierra y a las personas. En otras palabras el incremento de la producción de granos multiplicará las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias debido a los desalojos, los desmontes, el mayor uso de agrotóxicos.

La profundización del modelo del agronegocio trae como consecuencia que el modelo de desarrollo productivo del país se distancie de las necesidades de las poblaciones locales y se ponga en peligro el acceso de las personas a los alimentos por encarecimiento de los precios y por escasez. Las producciones y exportaciones récords de soja no inciden directamente en la disminución de la pobreza rural, ni en el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones rurales u originarias y repercuten negativamente en el trabajo rural; por el contrario se incrementan los procesos violentos de expulsión de campesinos y pueblos originarios debido a las presiones para la incorporación de tierras en la producción.

A través de la formulación del PEA el estado argentino asumió explícitamente como no lo había hecho hasta ahora la necesidad de continuar y profundizar el modelo extractivista de explotación de todos los bienes naturales, no sólo la tierra para la soja, si no también la minería, el agua y el petróleo.

“Aumentar a 160 millones de toneladas de granos, forrajeros y no alimentarios, es sumar otras diez millones de hectáreas a las 20 millones que se cultivan de soja transgénica. Y no tiene otra forma de hacerse que a partir de los desalojos de las familias campesinas”.

“Plantear que debemos redoblar las exportaciones en el marco del modelo actual genera claras contradicciones con las aspiraciones de un desarrollo industrial armónico con justicia social y con las políticas de derechos humanos”.“El modelo agroexportador, tal como está dado hasta ahora, es excluyente, genera desigualdad, desarraigo y expulsión de las familias campesinas y de las comunidades indígenas. Tenemos que marcar un nuevo modelo productivo, con nuevas matrices industriales. Nuestra producción territorial tiene y debe hacerse fuerte, pero esto no se visualiza en el nuevo plan agroalimentario anunciado el año pasado por el Gobierno Nacional”. Afirmamos en la Red Puna.

Se realizó la 16º Edición de la FERIA del CAMBALACHE y TRUEQUE en El CHURCAL

 

“En defensa de la tierra, semillas y alimentos” 

 

Con esta consigna, se realizó el sábado 14 y domingo 15 de abril, la 16º edición de la Feria del Cambalache y Trueque de la Red Puna, en la Comunidad de El Churcal - Juella, 5 km al norte de Tilcara, con la masiva participación de 600 campesinos y campesinas aborígenes, que llegaron en camiones, colectivos y camionetas, provenientes de  46 comunidades de la Puna (de la zona de Yavi, de Puesto del Marqués, de Rinconada, de la zona de las salinas, y de distintas comunidades de la Quebrada, con una enorme variedad de productos como: sal, papas criollas, habas, quesos, carne de llama y cordero, cueros, lanas, tejidos, frutas, verduras, dulces, miel, y una gran cantidad de especies y variedades de semillas. La organización estuvo a cargo de la Comunidad Aborígen de El Churcal y la Red Puna.

El cambalache se inició con la “chayada” por la llegada del agua a la Comunidad de El Churcal, luego de más de un año de trabajo comunitario. Agua que proviene de un toma realizada a más de 8 km río arriba, y entubada hasta la comunidad. La apertura de un grifo frente al CIC, fue el hito que marcó ese gran esfuerzo y la lucha de las familias por su territorio. Alegría y festejos acompañaron ese momento.

 

Luego continuó con el intercambio de una enorme variedad de productos alimenticios: frutas, carnes, verduras, semillas, alimentos, granos, sal, cueros, artesanías, lanas y todos aquellos productos que se producen en las comunidades y hacen falta para todo el año. Bolsas y cajones se movían de un lado para otro.

 

Durante todo el encuentro hubo un gran reconocimiento a la importancia de los cambalaches como forma de mantener la cultura, las tradiciones y sobre todo defender el estilo de vida campesino indígena y de alimentación. En este sentido se reconoció la importancia de la producción agroecológica campesina, a diferencia del modelo de los agro-negocios que nos quieren imponer con semillas transgénicos, agroquímicos y un sistema de producción homogéneo, que limita la variedad de productos y semillas, de manera de controlar el sistema de producción y alimentación de nuestros pueblos. Sin lugar a dudas, el evento se convirtió en una fuerte defensa de nuestra soberanía alimentaria, la lucha por la tierra y el territorio que lleva adelante la Comunidad Aborígen El Churcal de Juella, así como una defensa al agua y a la vida frente a la megaminería contaminante a cielo abierto, que nos quieren imponer. El cambalache se realizó en el marco de las acciones por el Día Internacional de la Lucha Campesina.

 

Se profundiza el modelo de los agronegocios y sus contradicciones

 

Crisis Estructural del capitalismo, agotadas las falsas soluciones se agudizan las contradicciones, el progreso liberal agota su tiempo sin cumplir sus promesas. No hace falta ser filósofo para comprenderlo, basta mirar con atención y escuchar al corazón.

Argentina: el agronegocio y su modelo de extracción y muerte no mira ni siente, en su naturaleza capitalista, solo existe la posibilidad de acumulación y concentración en base a la explotación de los pueblos, al saqueo de sus riquezas y a la eliminación de todo adversario. (incluso de aquellos capitalistas "menos capaces”). Las enormes masas de capital especulativo disponibles y la tecnología al servicio del capital aceleran este proceso de muerte.

A la concentración de la tierra, la contaminación de los alimentos con agro tóxicos, al precio elevado de los alimentos por usarlos como combustibles, el trabajo esclavo, al hambre por la prioridad de los mercados externos, al monopolio de la comercialización de alimentos, se le suman las muertes, las amenazas, los baleados, las empresas se apropian de la tierra por medio de violencia armada contra los campesinos indígenas que nos oponemos al “progreso” que nos ofrecen.

Asesinaron a Cristian, ahora balearon a dos campesinos, antes mataron a otras y otros, los jueces cómplices, aliados del ruralismo. La lucha hizo renunciar a uno, pero cuantos quedan.

El agronegocio muestra su fuerza y hegemonía, y en este marco de obviedad de su perversidad, logra que se apruebe la “ley Anti Terrorista”. La ley será un festín para los jueces, que sin motivos nos encarcelan por usurpadores, cuando llevamos mas de 50 años en la tierra, ahora seremos Terroristas cada vez que defendamos nuestra vida. Esta ley nos demuestra que a pesar de la UNASUR, de la esperanzadora CELAC, muy a pesar, no somos soberanos. Porque para estar en el G20 hay que aprobar leyes contra el terrorismo, que en realidad son contra los pueblos.

¿Y para que queremos estar en el G20?. Pues para defender al agronegocio, porque las potencias del G8 hoy necesitan regular los precios de los comodities.

El gobernador de Santiago del Estero aplica su ofensiva (contra los campesinos), sus punteros han salido con todo a amenazar, a intentar sobornar, descalificar, pero ademas, en Monte Quemado golpearon a compañeros del Mocase.

También, Zamora, mediante un “memo institucional” excluye de todos los festivales folclóricos a Raly Barrionuevo, Claudio Acosta, Juan Savedra, músicos populares comprometidos con los sueños y luchas del campesinado. El gobierno de Zamora le rescindió el contrato a dos médicos que son militantes del Mocase. El gobierno de Zamora responde al Agronegocio.

Es que nada tiene que ver la declaración de la CELAC con esto. Es su otra cara. CELAC, será soberanía de los pueblos , será justicia social, será libertad, solo cuando nos liberemos de las transnacionales. No hay posibilidad de soberanía con ellas definiendo nuestro desarrollo.

El G20 intenta legitimar las decisiones del G8, en un momento de crisis, pero su existencia misma atenta contra la legitimidad de Naciones Unidas, en la cual participan la mayoría de los países del mundo, todos con un voto, sin condicionamientos. No hay ventajas para el pueblo argentino obtenidas en las reuniones del G20. El G20 conspira contra la CELAC.

En este proceso también debemos afinar nuestra definición de lo nacional, desde lo popular. No podemos pensar que los Blaquier, Grobocopatel, los Rocca, o la mesa de enlace tienen intereses en el desarrollo nacional con “ inclusión y justicia social”, seria volver a cometer viejos errores. Son y serán traidores a la patria, y no hay modelo nacional y popular que pueda contenerlos.

Por eso no podemos sostener un modelo que para desarrollar políticas sociales deba hipotecar los bienes naturales y amontonar al pueblo en villas, para que la tierra y los bienes naturales sean explotados por esa “siempre ficticia burguesía nacional” junto con las transnacionales que generan “progreso” .

Es necesario sostener el valor de los salarios por encima de la canasta básica, pero además hay una enorme masa de trabajadoras y trabajadores que están fuera de la economía formal y la discusión paritaria. Trabajadores precarizados, desocupados, de fabricas recuperadas, cooperativas, campesinos y agricultores familiares. Todos estos sectores somos sujetos económicos y las políticas deben ir enfocadas a fortalecer y desarrollar la economía social y popular.

Es hora de que los recursos para las políticas sociales salgan de las enormes ganancias de empresas de la “burguesía nacional”. Es hora de que la tierra cumpla su función social: para brindarnos un hábitat digno, para brindarnos la posibilidad de trabajar y producir alimentos y materias primas para cubrir las necesidades populares, y abastecer nuestra industria.

El estado debe apuntalar y fortalecer la economía popular, las cooperativas, las pymes, las empresas estatales.

Votar la ley antiterrorista, permitir que el agronegocio y sus cómplices se muevan impunemente, abandonar a los campesinos a su suerte, no tiene nada que ver con los derechos humanos ni con un modelo nacional y popular.

La ley contra la extranjerización de la Tierra y el nuevo estatuto del peón de campo son herramientas que mitigaran algunos de los embates del agronegocio contra los pueblos rurales. Pero no detendrán su proceso de concentración y acumulación.

La ley contra los desalojos campesinos espera por ser tratada, y nos  movilizaremos para que sea aprobada

La ley de radio difusión y la ley de democratización del Papel prensa son avances históricos en la construcción de la libertad de prensa y la democracia, esperamos que la lucha campesina tenga su voz legitima en todos los medios sin censuras ni recortes. También es urgente otorgar las licencias a las radios comunitarias y fortalecerlas con financiamiento y publicidad oficial.

Nosotras y nosotros vamos a profundizar nuestra lucha en los territorios, vamos a intensificar la movilización en las ciudades y pueblos, vamos a ampliar nuestros lazos con todos los sectores que estén dispuestos a debatir y a luchar por la liberación de nuestro pueblo argentino y latinoamericano, por la soberanía alimentaria por la justicia social.

 

Movimiento Nacional Campesino Indígena

CLOC – Vía Campesina

ASESINAN A CRISTIAN FERREYRA,
MIEMBRO DEL MOCASE
VIA CAMPESINA - MNCI
 
“Asesinado por el agronegocio. Cristian vive, la lucha sigue”
 
El miércoles 16 de noviembre, la comunidad de San Antonio, pcia de Santiago del Estero, comunicó, que en la casa de la Familia Ferreyra se apersonaron  Javier y Arturo Juaréz, sicarios de empresario Ciccioli oriundo de Santa Fé, y dispararon a sangre fria contra dos campesinos, causando la muerte con una escopeta a Cristán Ferreyra de 25 años e hirieron de gravedad a otro compañero que se encuentra en observación en el hospital de la capital santiagueña y un tercero con golpes graves.
La comunidad de San Antonio,a 60 km de Monte Quemado, miembro de la CCCOPAL MOCASE-Vía Campesina, viene resistiendo al intento de desalojo de empresarios que han contratado matones armados para realizar amedrentamiento en la zona norte de Santiago del Estero. Los empresarios que intentan acaparar las tierras, Los Julianes, Ciccioli, Ricardo Villa, Saud son venidos de Santa Fe y Tucumán; éstos son los mismos que han diseñado el plan de ataque que vienen sufriendo los campesinos indigenas en los departamentos Copo, Pellegrini y Alberdi desde hace 4 meses de forma sistemática. Unos ejemplos son la detención arbitraria de Ricardo Cuellar, el atentado a la FM Pajsachama, la quema de ranchos y pertenencias de campesinos de la CCCOPAL. 
Esto ocurre con complicidad y alevociía de parte de autoridades provinciales  y funcionarios del poder judicial e instituciones como la dirección provincial de bosque, quien AUTORIZO desmonte en un lugar donde viven familias campesinas indigenas de varias generaciones. A todos ellos los hacemos responsables directos del asesinato de Cristian.
Desde éstos territorios campesinos indígenas, se viene denunciando los atropellos, tal es así que el Juez Penal Alejandro Fringes Sarria de Monte Quemado ya tiene varias denuncias y no hizo nada para detener la escalada de violencia que impera en la zona. También el Comité de Crisis supo hacer relevamiento de las situaciones de atropellos. Hasta el momento, sólo la organización de las comunidades ha logrado evitar los desalojos y desmontes de miles de hectáreas.
En varias oportunidades el empresario Cicciola, amenazó publicamente que mataría a un campesino del MOCASE-VC para que dejen de" molestar". 
El asesinato de Crístian Ferreyra no va a quedar impune y con toda la rabia y dolor que sentimos sus compañeros y compañeras, reafirmamos una vez más, que en la defensa de nuestros territorios llegaremos hasta la últimas consecuencias.
Cristian Ferreyra Presente!!!

Ni un metro más, la tierra es nuestra!

LUEGO DE TRES DIAS DE CORTE DE RUTA EN PURMAMARCA, POR PARTE DE NUESTRAS COMUNIDADES INDIGENAS

 

 

 

 

 

 

 

El Gobierno de Jujuy aceptó el reclamo por los títulos comunitarios de nuestras tierras y compromete su entrega en plazo máximo de 90 días.

   

El acuerdo alcanzado con el Gobierno Provincial, y los delegados de las 92 comunidades del Pueblo Kolla y Quechua, fue firmado a la 01 hs de hoy, a la vera de la rutas nacionales Nº 9 y 52. El mismo contempla la entrega de los títulos comunitarios en plazos escalonados, una ley de exención de pago de impuestos inmobiliarios, y la entrega de los remantes de tierras a las comunidades aborígenes.

El acuerdo firmado a altas horas de la noche, por el Ministro de Gobierno Hugo Echavarri, el Secretario de Derechos Humanos Pablo Lozano, y el Vice-Director de Inmuebles, incluye el compromiso del Gobierno provincial de entregar los títulos comunitarios a nuestras Comunidades Aborígenes en los siguiente plazos:

-          En 30 días a todas las comunidades que tienen sus planos realizados.

-          En 60 días a las comunidades que les faltan detalles u observaciones en planos.

-          En 90 días al resto de las comunidades aborígenes, que les faltan planos o mensuras.

 

Los otros puntos del acuerdo y compromiso que asumió el gobierno fueron:

* La entrega de los títulos sobre los remanentes de tierras a las comunidades que recibieron títulos incompletos, y reducir los radios urbanos según lo establezca cada comunidad. El plazo fijado fue de 30 a 90 días.

* Sacar una ley de exención del pago del impuesto inmobiliario sobre las tierras comunitarias aborígenes.

* Realizar un relevamiento territorial, conjuntamente con las comunidades aborígenes, asentadas en tierras con títulos privados, para poder avanzar también sobre dichos títulos comunitarios.

* Realizar el relevamiento de 20 carpetas de RETECI, antes del mes de diciembre.

* Obligarse a realizar la “consulta previa, libre e informada a las comunidades” ante cualquier acción de gobierno que involucre territorios de nuestras Comunidades, tal como lo establece el Convenio 169 OIT.

* Conformar un equipo de seguimiento de los acuerdos y de los programas, con dos delegados por departamento.

 

El último punto del acuerdo, fue realizar un próximo encuentro con los mismos funcionarios, el día 26 de octubre a las 10 horas en Abra Pampa, para avanzar en los acuerdos.

 

“Una vez más, quedó demostrado que durante todos estos años no hubo voluntad política de entregar los títulos comunitarios, ahora veremos si los compromisos se traducen en políticas concretas hacia nuestras comunidades o quieren seguir entregando nuestras tierras a las empresas mineras. Sino cumplen volveremos a salir a las rutas todas las veces que sea necesario” afirmó una de las delegadas de la asamblea al momento que se levantaba el corte.

 

COMUNIDADES del PUEBLO KOLLA de JUJUY

  

MASIVO CORTE DE RUTA EN PURMAMARCA- JUJUY, SOBRE RUTA NACIONAL Nº 9 Y 52

 

LAS COMUNIDADES INDIGENAS DE JUJUY EXIGIMOS LA ENTREGA INMEDIATA DE LOS TITULOS COMUNITARIOS DE NUESTRAS TIERRAS

 

Con la presencia de representantes de 92 Comunidades aborígenes integrantes del Pueblo Kolla de Jujuy, se desarrolla por tiempo indeterminado, un corte sobre las rutas nacionales nº 9 y 52, a la altura del cruce a Purmamarca, en la provincia de Jujuy, hasta que el gobierno provincial entregue los títulos comunitarios de nuestras tierras. Exigimos que se cumplan nuestros derechos amparados en la constitución Nacional.

 

Han pasado más de 15 años de reiterados fracasos, desde que se iniciaron los diferentes programas para la entrega de títulos a las comunidades aborígenes (PRATPAJ; PREDAJ; RETECI), y solamente se entregó un 15% del total de los títulos prometidos en el Gobierno de Fellner en el 2006 y algunos con graves irregularidades.

En el marco de nuestros derechos consagrados en el art. 75 inc.17 de la Constitución Nacional, y de la lucha incansable por la restitución territorial de nuestras comunidades de los Departamentos de Santa Catalina, Yavi, Cochinoca, Rinconada, Tumbaya, Tilcara y Humahuaca, y luego de haber agotado todas las instancias de diálogo con un gobierno provincial que sólo apuesta al avasallamiento de la gran minería, es que estamos presentes en la ruta para hacer escuchar nuestra voz.

El articulo 75 inc. 17 de la constitución Nacional reconoce “la prexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”; “la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos”; así como “asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás interese que los afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones.”

 

A pocos días del 12 de Octubre, el Gobierno de Jujuy nos sigue negando la Posesión Comunitaria de Nuestros Territorios, por lo TANTO LAS COMUNIDADES DE LA PUNA SOLICITAMOS:

 

ü       Entrega de los Títulos Comunitarios AHORA!!!!

ü       Entrega de los remanentes de Territorios que fueron dejados a un lado del Programa PRATPAJ.

ü       Que el INAI dicte Resolución reconociendo la posesión de los Territorios.

ü       Que se respete la Decisión de las Comunidades sobre los Territorios en la Regularización.

ü       Una Ley de eximición del impuesto a las Comunidades que ya tienen Títulos Comunitarios

 

Además repudiamos la fecha del 12 de octubre en reivindicación de la Resistencia y Lucha de Nuestros Pueblos por más de 500 años.

 

 

COMUNIDADES del PUEBLO KOLLA de JUJUY

Ante el proyecto de ley gubernamental para regular la venta de tierras a extranjeros

Un proyecto de ley que no cuestiona el modelo productivo

  

Hace unos meses el Gobierno Nacional presentó un proyecto de ley que pone límites a la propiedad de la tierra en manos extranjeras, pero nada dice sobre el modelo agropecuario vigente, ni sobre la función social de la tierra, ni los desalojos que sufren muchos hermanos campesinos indígenas. Para nosotros la tierra es para quien la trabaja.

 

Legislar sobre la venta de tierras a extranjeros está bien, pero limitar la extranjerización de la propiedad de la tierra no combate el corazón de la injusticia rural: la concentración de la tierra.

Mientras unos pocos tienen mucha tierra, los campesinos e indígenas tenemos muy poco. El 2 por ciento de los productores del país, controla la mitad de la tierra del país. Mientras que el 57 por ciento de las chacras, en su mayoría campesinos y pequeños productores, cuenta sólo con el 3 por ciento de la tierra.

El proyecto de ley propone la creación de un Registro Nacional de Tierras Rurales y dispone la realización de un relevamiento catastral y dominial a nivel nacional, discusión acerca de cómo está distribuida la tierra en el territorio nacional, y quiénes son los dueños de los campos, pero no abarca en todas sus dimensiones las cuestiones referidas al uso, acceso y propiedad de la tierra.

Para nosotros, pueblos originarios y campesinos sabemos que el origen de nuestros problemas está en el modelo de producción extractivo, donde el agronegocios con la soja, la megaminería, forestales y petroleras, son la cara visible y cuentan con permanente apoyo mediático y gubernamental. Una ley de ese tipo no afecta ningún interés de estos ganadores. No confundamos. Nada va a cambiar si los terratenientes o grandes productores son argentinos o extranjeros.

El avance del modelo productivo sojero agroexportador, el desalojo de familias campesinas y la falta de acceso a la tierra por nuestras comunidades campesinas indígenas continuará. El proyecto de ley no menciona la función social de la tierra, y tampoco existe mención alguna a los “agricultores familiares”, campesinos y comunidades indígenas.

Nosotros, como comunidades indígenas, contamos con legislación en la constitución Nacional, que apoya la entrega de tierras a nuestras comunidades aborígenes; el convenio 169 de la OIT, de participación en el manejo de los recursos naturales y las empresas mineras siguen queriendo entrar en nuestros territorios. No es cuestión de leyes. Faltan las decisiones políticas.

 

El principal problema para nosotros, campesinos e indígenas no es la extranjerización, sino el modelo agropecuario. La raíz de los conflictos de tierra se encuentra en la disputa por el uso y control del espacio territorial a partir de la imposición de una cultura sobre otra. Por un lado, el agronegocio, donde la tierra es un espacio para producir y hacer negocios, y por el otro nuestra cultura indígena y campesina, donde la tierra constituye un espacio de vida. Nosotros entendemos a la tierra como un elemento indispensable para producir alimentos sanos para el pueblo, pilar la soberanía alimentaria de un país.

Con este proyecto de ley, el modelo no cambia, y otro avance más que evidente es el “Plan Estratégico Agroalimentario 2010-2020”, proyecto oficial que apuesta a aumentar la producción de granos (entre ellos la soja) en 50 millones de toneladas, que ampliará en 9 millones de hectáreas más la frontera agropecuaria, y multiplicará las consecuencias ambientales y sociales. Pareciera ser que la decisión de los gobiernos nacionales y provinciales es avanzar sobre tierras campesinas e indígenas.

Nosotros como Red Puna, Movimiento Nacional Campesino indígena, el 19 de abril pasado, presentamos públicamente una propuesta de ley para frenar los desalojos de familias campesinas y declarar la función social de la tierra. Pero nada de esta propuesta está incluida en el proyecto de ley del gobierno nacional. Nosotros como organizaciones seguiremos luchando. La tierra es nuestra, ni un paso atrás.

21-07-2011 Comunicado de prensa

 

Masivo corte de ruta en Salinas Grandes:

Comunidades Campesinas Indígenas de la Puna de Jujuy y Salta, y del resto del país, estuvimos presentes en defensa de nuestros territorios y de los bienes naturales, contra el avance de las mineras de Litio

 

Más de 900 personas, delegadas de 86 comunidades y organizaciones indígenas campesinas de Jujuy, Salta y otras provincias, estuvimos presentes en la ruta nacional 52, a la vera de las Salinas Grandes, para expresar nuestro fuerte rechazo a los proyectos de minería de litio a gran escala, y exigir la entrega de los títulos comunitarios de las tierras que nos pertenecen.

 

Las Comunidades nucleadas en la Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guayatayoc, Salinas Grandes de Jujuy y Salta, y con un fuerte apoyo de todas las organizaciones hermanas de la Puna y del Movimiento Nacional Campesino Indígena, estuvimos presentes en las salinas, para alzar nuestra voz y exigir al gobierno provincial:

 

  • El cese inmediato de todos los trabajos y actividades que realizan las empresas mineras en la zona, y la cancelación de todos los permisos de cateo, exploración y explotación minera otorgados en la Cuenca de la Laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes;
  • La entrega inmediata de los títulos comunitarios de nuestras tierras, que nos corresponden por derechos expresados en la Constitución Nacional.

 

Mujeres, hombres, niños, y jóvenes estuvimos en la ruta para defender el derecho al Territorio, los bienes naturales, en defensa de nuestra forma de vida.

“A muchos de nuestros hermanos los corrió y mató la soja. A nosotros nos quieren hacer lo mismo, pero con la minería, con este metal para las baterías. Nosotros no comemos baterías, nosotros vivimos del salar”, como lo expresó uno de los mayores de nuestras comunidades:

Hoy estamos acá para afirmar nuestros derechos y gritar fuerte: No a la minería de Litio. Volveremos todas las veces que sea necesario”, dijo convencida una de las mujeres de las comunidades

 

Como en muchos otros territorios de nuestra Latinoamérica, hoy las Salinas y nuestra forma de vida está amenazada por la ambición y el intento de saqueo de la minería de Litio, en manos de empresas multinacionales y en complicidad con el gobierno provincial. Esto es posible por la continuidad de las políticas nacionales de promoción de la minería a gran escala que fueron introducidas por los gobiernos neoliberales de los años 90.

 

La minería del litio forma parte del modelo de extracción y saqueo de bienes naturales, y utiliza una enorme cantidad de agua en una zona de extrema sequía. Del agua dependen nuestras comunidades para el pastoreo y cría de ovejas, llamas y pequeñas chacras, y con la explotación del litio corre peligro toda la cuenca hídrica de la Laguna Guayatayoc-Salinas Grandes, que agrupa cursos de agua de Jujuy y Salta.

  Los gobiernos de Salta y Jujuy otorgaron concesiones a la empresa minera canadiense Dajin Resources S.A, y la australiana Orocobre Limited, asociadas a automotrices Toyota y Mitsubishi.

  Las Salinas Grandes constituyen un ecosistema único que se encuentra dentro de nuestros propios territorios, lugar ancestral de vida, cultura e historia de los pueblos kolla y Atacama, que provee de los recursos naturales de uso común que son necesarios para nuestra subsistencia, como el agua y la sal que nos permite la vida, el trabajo y la producción.

 

Queremos afirmar el rechazo de las comunidades a la actividad minera en nuestros territorios. Exigimos al Gobierno Provincial y Nacional que respeten nuestros derechos.

Tierra, Agua y Justicia para una vida digna en el campo!!

 

 

Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guayatayoc y Salinas Grandes

CPI Pueblo Kolla Región Puna de Jujuy

Red Puna – Movimiento Nacional Campesino Indígena

IV Tinku Juvenil Intercomunitario Plurinacional

Comunidades Aborígenes de las Salinas Grandes de la Puna de Jujuy y Salta, nos movilizamos en defensa de nuestros territorios y de los bienes naturales, contra el avance de las empresas mineras

 

Ante el arribo de empresas mineras en busca de litio, las comunidades y organizaciones indígenas campesinas de Jujuy, Salta y otras provincias, nos manifestamos el próximo jueves 21 de julio, a partir de las 10 hs, en la Ruta Nacional 52, en las Salinas Grandes de Jujuy, para expresar nuestro rechazo al desembarco de empresas multinacionales en nuestros territorios. El negocio del litio vulnera la Constitución Nacional y tratados internacionales que legislan sobre el derecho de los pueblos originarios.

 

Las Comunidades nucleadas en la Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guayatayoc, Salinas Grandes de Jujuy y Salta, y con un fuerte apoyo de todas las organizaciones hermanas de la Puna y del Movimiento Nacional Campesino Indígena, estaremos presentes en las salinas, para alzar nuestra voz y exigir al gobierno provincial:

  • El cese inmediato de todos los trabajos y actividades que realizan las empresas mineras en la zona, y la cancelación de todos los permisos de cateo, exploración y explotación minera otorgados en la Cuenca de la Laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes;
  • La entrega inmediata de los títulos comunitarios de nuestras tierras, que nos corresponden por derechos expresados en la Constitución Nacional.

 

Derecho al territorio:

Las comunidades aborígenes de la cuenca de Salinas Grandes - Laguna de Guayatayoc, somos descendientes de los pueblos que desde tiempos ancestrales habitaron estas tierras, y hemos aprendido de nuestros abuelos a cuidar y proteger nuestro territorio. En este sentido hemos realizado permanentes reclamos para que nos entreguen los títulos de las tierras que habitamos. Desde el primer Malón de la Paz en el año 1946, hasta nuestros días.

Hace 17 años, con la reforma de la Constitución Nacional, nuestros derechos fueron reconocidos (art.75 inc.17). Imaginábamos que por fin íbamos a poder concretar la titularización de nuestras tierras. Sin embargo, hasta hoy no lo hemos logrado. El Gobierno Provincial no cumple con lo ordenado por la Constitución Nacional, ni por la sentencia judicial del año 2006 que así le ordena. Hoy, como ayer seguimos sosteniendo la lucha por el territorio.

Mientras el gobierno provincial se niega a entregar los títulos de nuestras tierras, el año pasado comenzamos a ser testigos mudos de una nueva actividad en la región, la minería de litio en el subsuelo de la Salinas Grandes de la Puna de Jujuy y Salta. Nadie nos informó nada, ni fuimos consultados, pasando por encima de nuestros derechos amparados en el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional, y artículo 6 del Convenio 169 de la OIT.

“Hace siglos que vivimos en las salinas, siempre cuidando el territorio y vivimos en armonía. Ahora descubren algo y quieren pasarnos por arriba, condenarnos. No vamos a permitir esa injusticia”.

“Nuestros bisabuelos vivieron donde nosotros hoy, y nunca nos dieron los títulos comunitarios. Las empresas mineras llegan y le dan todo. Contaminan y nos quieren echar. No dejaremos que eso pase”, es la expresión de la Mesa de Pueblos Originarios de la Laguna de Guayatayoc- Salinas Grandes.

 

Derecho a los recursos naturales:

El gobierno de Jujuy hace grandes anuncios con respecto a los beneficios de la minería, y en particular a la extracción de litio. Sin embargo, nadie dice nada de cómo ésta nueva explotación puede afectar a las salinas, a las vertientes de agua, al agua subterránea, a los pastos, a nuestros ganados, a la Pacha, a nuestras costumbres y creencias. En síntesis, a toda nuestra vida.

La minería del litio forma parte del modelo de extracción y saqueo de recursos naturales, y utiliza una enorme cantidad de agua en una zona de extrema sequía. Del agua dependen nuestras comunidades para el pastoreo y cría de ovejas, llamas y pequeñas chacras, y con la explotación del litio corre peligro toda la cuenca hídrica de la Laguna Guayatayoc-Salinas Grandes, que agrupa cursos de agua de Jujuy y Salta.

Los gobiernos de Salta y Jujuy otorgaron concesiones a la empresa minera canadiense Dajin Resources S.A, y la australiana Orocobre Limited, asociadas a automotrices Toyota y Mitsubishi.

Las Salinas Grandes constituyen un ecosistema único que se encuentra dentro de nuestros propios territorios, lugar ancestral de vida, cultura e historia de los pueblos kolla y Atacama, que provee de los recursos naturales de uso común que son necesarios para nuestra subsistencia, como el agua y la sal que nos permite la vida, el trabajo y la producción

 

Ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la ONU:  

En noviembre del año pasado, 33 comunidades aborígenes de las Salinas de Jujuy y Salta presentamos un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, solicitando frenar toda actividad minera en la zona, y que se consulte a las comunidades. A nueve meses, aún esperamos respuesta.

 

El pasado 14 de julio, fue el turno internacional, está vez en Ginebra, Suiza, ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), se presentó una denuncia por parte de nuestras comunidades. “Planteamos la defensa del territorio de las comunidades, del medio ambiente y del uso del agua, que no se respetan los derechos de las comunidades, que el Estado no cumple con la Constitución y los tratados internacionales, que nos sigue marginando, excluyendo del derecho a la tierra”, explica el delegado de las 33 comunidades originarias que estuvo en la presentación de la denuncia en Ginebra.

 

Queremos afirmar el rechazo de las comunidades a la actividad minera en nuestros territorios. Exigimos al Gobierno Provincial y Nacional que respeten nuestros derechos.

Tierra, Agua y Justicia para una vida digna en el campo!!

 

 

 

Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guayatayoc y Salinas Grandes

CPI Pueblo Kolla Región Puna de Jujuy

Red Puna – Movimiento Nacional Campesino Indígena

       IV Tinku Juvenil Intercomunitario Plurinacional

Encuentro de formación e intercambio de organizaciones campesinas indígenas en El Moreno, en la Puna de Jujuy

 

Del  sábado 16 al viernes 22 de julio de 2011 se realizará en El Moreno, Provincia de Jujuy, en las Salinas, la séptima edición de la “Escuela de la Memoria Histórica”, una instancia anual de formación política e intercambio de experiencias de organizaciones campesinas e indígenas del Movimiento Nacional Campesino Indígena (M.N.C.I).

 

El Objetivo de la Escuela es fortalecer un proceso de formación para compañeros de nuestras comunidades, donde poder trabajar la memoria de nuestras luchas, el intercambio de diferentes provincias, y promover el sujeto político de nuestras comunidades y de los barrios. Este encuentro de formación está dirigido a dirigentes, jóvenes y miembros de las comunidades de base campesinas indígenas y se prevee la participación de más de 300 miembros de diferentes organizaciones campesinas indígenas de las provincias de Salta, Santiago del Estero, Misiones, Mendoza, Santa Fé, Neuquén, Buenos Aires, Córdoba, y desde ya de nuestra Puna y Quebrada de Jujuy.

 

 La Red Puna conjuntamente con la Organización Comunitaria Aborígen “Sol de Mayo” de El Moreno, las Comunidades Aborígenes de El Angosto, Cerro Bayo, San José del Chañi y Lipan, seremos los anfitriones y organizadores locales.

 

Los temas que desarrollarán son: La lucha por el territorio, la producción agroecológica, la gestión, la salud y la educación en las comunidades campesinas indígenas, la minería y las comunidades indígenas. La tierra y los territorios. El proyecto de ley contra los desalojos de campesinos. Las relaciones de género en nuestras comunidades y en nuestras organizaciones, además de la reflexión y compartir las experiencias de vida y lucha personal, comunitaria y del movimiento.

 

En una de las jornadas realizaremos una movilización o un corte de ruta en apoyo a nuestros hermanos y compañeros de las comunidades aborígenes de las salinas, para que nuestra voz sea escuchada y  mostrar al Gobierno Provincial, al Gobierno Nacional, y a toda la sociedad en su conjunto, el rechazo de las comunidades a que se implementen explotaciones mineras en nuestros territorios de las Salinas Grandes y en la Cuenca de la Laguna de Guayatayoc, pasando por encima de todos los derechos de consulta y participación, y por sobre, pasando por encima de todos nuestros derechos sobre nuestros territorios

 

Alzaremos nuestra voz exigiendo:

* El cese inmediato de los trabajos y actividades que realizan las empresas mineras en la zona, y que se cancelen todos los permisos de cateo, exploración y explotación minera otorgados en la Cuenca de la laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes.

 

* La entrega inmediata de los títulos comunitarios de nuestras tierras, que nos corresponden por derechos expresados en nuestra Constitución Nacional

 

“Globalicemos la lucha,

Globalicemos la Esperanza!!!!

 

RED PUNA

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Nuestro Repudio a los acuerdos y declaraciones

sobre la crisis alimentaria del G20

 

Los medios de comunicación argentinos difunden la noticia de que los acuerdos del G20 en el tema agricultura son un éxito para Argentina y el mundo. Y se destaca en esto la posición Argentina en cuanto a la crisis alimentaria.

Desde el Movimiento Nacional Campesino Indígena repudiamos los acuerdos y las falsas soluciones basadas en las presiones y lobbies de las transnacionales. Basados en certezas científicas sesgadas y corrompidas como un cáncer en gran parte de la producción pseudo-científica de las Universidades durante el auge del neoliberalismo.

En primer lugar el G20 no es un espacio democrático ni legitimo para debatir políticas agrarias globales, están allí ausentes casi todos los países y principalmente aquellos que han sufrido la perdida de soberanía alimentaria debido a la revolución verde y la invasión de las transnacionales, muchas veces precedidas por tropas militares de la OTAN.

Los Gobiernos de Argentina y Brasil impulsaron que el Consejo de Seguridad Alimentaria en la FAO, sea el espacio de gobernanza mundial agrícola. Y ahora, por lo que se leen en los medios de comunicación, ¿Claudicaron en sus convicciones? ¿Mintieron a la sociedad civil y a 193 gobiernos que aprobaron la reforma del CFS/FAO?

La FAO tiene muchísima información para demostrar que el problema del hambre no es un problema de productividad de alimentos si no de como se produce, quienes producen y como se distribuyen los mismos, un reciente documento de FAO describe que en la cadena agroindustrial global se pierde el 40% de los alimentos producidos por descomposición y desechos.

El informe IAASTAD del cual FAO es parte, demuestra que a medida que se desarrolla la agricultura industrial y se fortalece el poder de las transnacionales el hambre crece en el mundo. El mismo informe recomienda retomar la vía de la producción campesina familiar y agroecológica como forma de luchar contra el hambre.

¿Es por estas contundentes pruebas que la discusión de la política agraria global se sale de la ONU y de FAO y se lleva a la OMC y a al G20 donde los países poderosos y las transnacionales tienen mucho más poder?

 

Pero ¿y la posición argentina?

La posición que llevó el gobierno argentino a la reunión del G20 es producto de la presión y el lobby de la mesa de enlace y las corporaciones transnacionales. El actual modelo agropecuario no es sustentable, el mercado interno esta apenas sostenido por enormes masas de subsidios que el estado nacional debe aportar a los sectores concentrados del las carnes, lácteos y granos para que los precios mínimos de los alimentos básicos no se disparen. La cadena agroalimentaria esta cada vez mas monopolizada, producto del acaparamiento de tierras y de la concentración industrial, así como de la burbuja financiera que rodea al mercado global de los alimentos.

Las cosechas record de millones de toneladas de granos son incapaces de saciar el hambre a los argentinos y que en pleno 2011 todavía tengamos que soportar índices que dan cuenta de esta realidad, y aunque el hambre se publica en menos de 5 %, la pobreza sigue en dos dígitos 13,9 %

Los agro combustibles (mal llamados biocombustibles) generan también enormes presiones para que los alimentos aumenten

Plantear que debemos redoblar las exportaciones de alimentos en el marco del modelo actual genera claras contradicciones con las aspiraciones de un desarrollo industrial armónico con justicia social y con las políticas de derechos humanos .Además esto va en dirección a consolidarnos como productores de materias primas en el marco de un saqueo transnacional que nada tiene que envidiarle a antiguos esquemas coloniales. Aumentar a 160 millones de toneladas de granos(forrajeros y no alimentarios) la producción anual (tal como anunció el ministro) es sumar otras 10 millones de hectáreas a las 20 millones que se cultivan de soja transgénica, además de los otros cultivos. Y no tiene otra forma de hacerse que a partir de los desalojos de las familias campesinas que producen de manera sustentable en el bosque, a partir de eliminar la biodiversidad de ecosistemas frágiles y en franco deterioro como el Parque Chaqueño. presionando al éxodo rural que continuara sobredimencionando las ciudades.

La agricultura argentina (exceptuando la campesina, indígena y familiar) no es nacional, ni responde a intereses nacionales, y por tanto no podemos engañarnos, un modelo basado en retenciones a las exportaciones agrícolas no conduce a ningún desarrollo, mucho menos al buen vivir, o calidad de vida. Las retenciones son una buena medida coyuntural, pero para nada una solucion estructural.

Por eso la Argentina debe rectificar su posición, en primer lugar el debate debe darse en el ámbito de la ONU y del CSA en FAO, y en segundo lugar se hace necesario plantear herramientas globales para frenar la escalada de precios de los alimentos así como detener al capital financiero. Sobran ejemplos para ver que todo lo que toca este tipo de inversiones luego cae catastróficamente.

Frente al problema del hambre es urgente generar mecanismos de control sobre las transnacionales y poner firmes límites a los acaparamientos de las cadenas agroalimentarias por parte de las mismas.

Además la única salida a la crisis alimentaria y a la crisis climática es fortaleciendo la agricultura campesina y familiar, única garantía de producción de alimentos sanos y suficientes en el marco de sistemas de mercados locales dinámicos y justos, claro eso se logra con intervención estatal. El Brasil ha sido un claro ejemplo con su programa Hambre Cero, realizado entre gobierno, movimientos de agricultores familiares campesinos y consumidores urbanos como sujetos activos.

demás las exportaciones de alimentos deben estar centralizadas y fiscalizadas por el estados, los ingresos económicos ser insumos para políticas públicas y el desarrollo.

El rol de las organizaciones campesinas indígenas y de la agricultura familiar es de carácter estratégico, la mayoría de las estructuras del estado fueron configuradas al servicio del agronegocio, por lo tanto para desarrollar políticas públicas transparentes y democratizadora, las mismas deben contar con la activa participación de las organizaciones.

La cuestión de la tecnología y la ciencia esta hoy al servicio del capital y de las corporaciones, es necesario socializar y generar conocimiento científico capaz de articular con el conocimiento ancestral acumulado en las comunidades campesinas y desarrollar nuevos modelos de producción agroecológica.

No nos engañemos mas, que la idea de maximizar a toda costa la exportación de comodities históricamente benefició y fortaleció a la oligarquía rural y sus aliados las transnacionales. No hay posibilidad de construir en modelo sustentable y justo en ese esquema, porque el poder de la producción de alimentos no es algo a subestimar.

Finalmente plantear que el planeta tierra y todas sus fuentes naturales y energéticas son fuente ilimitada de energía y mercancías es algo irracional y para nada científico. Y este modelo de producción y consumo industrial intenta obviar esa evidencia. Eso puede llevarnos a toda la humanidad a un final catastrófico. El cambio climático y el hambre. La Revolución Verde no solucionó el hambre sino que la acrecentò;  la revolución transgénica ha provocado violencia contra los productores genuinos de alimentos y más hambrientos. No son los científicos los que garantizarán los alimentos, sino los agricultores campesinos, pescadores artesanales, pastores y pueblos indígenas.

Sin explayarnos lo suficiente diremos además que este modelo nos expone directamente a millones de litros de agro tóxicos que son esparcidos sobre nuestro territorio y que esta presente en la mayoría de los alimentos que ofrece la gran industria, sumándole los componentes transgénicos, de los cuales todos los consumidores somos ratas de laboratorio para conocer que efectos provocaran en la humanidad y en el planeta.

No habrá manera de establecer la justicia social sin soberanía alimentaria, y no es posible la soberanía alimentaria en el marco de una agricultura industrial controlada por una las corporaciones transnacionales y la mesa de enlace.

Este es un debate urgente y todos aquellos sectores que nos consideramos como progresistas, de izquierda o nacional y popular estamos obligados a darlo profundamente sin especulaciones políticas ni electorales. No escamoteemos la realidad con el credo del progreso moderno, que tantas consecuencias nefastas esta trayendo a la humanidad y a la vida en la madre tierra.

 

Somos tierra para alimentar a los pueblos!

Por la Soberanía Alimentaria y la reforma Agraria Integral!

Movimiento Nacional Campesino Indígena 

CLOC - Vía Campesina Argentina

Se realizó la 15º Edición de la FERIA del CAMBALACHE y TRUEQUE

 

“Por la Soberanía Alimentaria y la Tierra”

 

Fue el significado de está nueva edición de la Feria del Cambalache y Trueque de la RED PUNA, que se realizó el sábado 9 y domingo 10 de abril en la Comunidad de Suripujio, a 35 km al este de La Quiaca, en el Departamento de Yavi, pcia de Jujuy, bajo la consigna "Sosteniendo nuestra Soberanía Alimentaría", organizado por la RED PUNA, la COMUNIDAD ABORIGEN de SURIPUJIO y la Asociación de Pequeños Productores Aborígenes de la Puna (A.P.P.P) 

El cambalache comenzó el día sábado después del almuerzo comunitario, con la participación de más de 350 campesinos y campesinas de Comunidades Aborígenes, que llegaron provenientes de  distintas comunidades de la Puna (de la zona de Yavi, de Puesto del Marqués, de Rinconada, de la zona de El Moreno, de las salinas y de distintas comunidades de la Quebrada, con una enorme variedad de productos como: sal, papas criollas, habas, quesos, carne de llama y cordero, cueros, lanas, tejidos, frutas, verduras, dulces, miel, y una gran cantidad de especies y variedades de semillas.

El cambalache se extendió hasta el domingo a la tarde, cuando los camiones, colectivos y camionetas, se pusieron en movimiento para regresar a sus comunidades con los productos intercambiados.

 En la noche del sábado se realizó la Noche Cultural, donde las comunidades presentaron distintas representaciones relacionadas con el Cambalache, sus costumbres y con la lucha y defensa por la tierra. También se realizó la Elección de la "Buena Moza", con sus vestimentas tradicionales. Las coplas acompañaron permanentemente las dos jornadas.

Los cambalaches son una forma de mantener la cultura, las tradiciones y sobre todo defender el estilo de vida campesino indígena y de alimentación. En este sentido se reconoció la importancia de la producción agroecológica campesina, a diferencia del modelo de los agro-negocios que nos quieren imponer con semillas transgénicos, agroquímicos y un sistema de producción homogéneo, que limita la variedad de productos y semillas, de manera de controlar el sistema de producción y alimentación de nuestros pueblos.

Sin lugar a dudas, el evento se convirtió, una vez más en una fuerte defensa de nuestra soberanía alimentaria.

PROYECTO DE LEY PARA FRENAR LOS DESALOJOS DE FAMILIAS CAMPESINAS

   Frenar los desalojos de familias campesinas y declarar la función social de la tierra son los dos principales ejes del proyecto de ley impulsado desde el Movimiento Nacional Campesino Indígena, y que fuera presentado ante diputados del Congreso Nacional.

De sancionarse, será un primer freno al modelo de agronegocios que, con la soja como estandarte, implicó el avance de la frontera agropecuaria y provocó la expulsión de 300 mil familias campesinas e indígenas de sus tierras.

El proyecto plantea en su articulo primero: “Declárese la emergencia territorial por el término de cinco años en materia de posesión y propiedad de las tierras rurales que ocupan en calidad de poseedoras las comunidades campesinas y agricultores familiares”. El proyecto de ley solicita la suspensión de desalojos durante cinco años (incluso la suspensión de ejecución de sentencias) e insta, en los tres primeros años, a realizar un relevamiento de posesión y uso de tierras.

La fundamentación del proyecto cuestiona el actual modelo extractivo: denuncia el avance minero, petrolero y de los agronegocios, que son contrarios a la vida campesina indígena y violatorios de los derechos humanos.

El proyecto propone la tierra como un bien social, y no como una mercancía en busca de rentabilidad, una mirada integral de la problemática de tierra, que acabe con la inseguridad jurídica que viven las familias ancestrales y que instale una política agraria con los campesinos como actores centrales, con acceso al agua, tierra y financiamiento. También se plantea el “uso comunitario de las tierras recuperadas por la lucha de las organizaciones”.

15º edición del FERIA del CAMBALACHE y TRUEQUE:

 

Todos al Cambalache!!!

 

El sábado 9 y domingo 10 de Abril en la Comunidad de Suripujio, en el Departamento de Yavi, a 35 km. de La Quiaca, se realizará el próximo “Cambalache” de productos entre comunidades de Quebrada, Puna y Valles.

El Cambalache es organizado por la RED PUNA, y por los anfitriones locales: La Comunidad Aborígen de Suripujio y la Asociación de Pequeños Productores Aborígenes de la Puna (APPP).

Una vez más nos encontraremos para intercambiar nuestras frutas, verduras, carnes, granos, lanas, cueros, sal, artesanías y todos aquellos productos que tenemos en nuestras comunidades.

La producción agrícola, ganadera y artesanal son las principales fuentes de trabajo y de sustento económico de nuestras familias de la Red Puna. Trabajamos fuertemente nuestra tierra, mejorando día a día nuestros productos, pero cuando vamos a venderlos somos sometidos a las reglas de juego que nos imponen los mercados y los intermediarios, fijando los precios de nuestros productos, echando en vano tanto esfuerzo. Por eso los cambalaches siguen siendo, así como lo hacían nuestros abuelos, una alternativa en la construcción de la soberanía alimentaría, y la territorialidad.

jue

24

mar

2011

A 35 años del Golpe de 1976 - Por la Memoria, la Verdad y la Justicia

En este día, no sólo recordamos el golpe de Estado de los asesinos genocidas de nuestro pueblo sino que nos solidarizamos con las luchadoras y luchadores de Madres de Plaza de Mayo, Abuelas de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S. y todas las organizaciones de DDHH porque fueron ellos quienes sostuvieron inquebrantablemente la lucha por la verdad, la justicia y por la dignidad de nuestro pueblo.

A propósito de aquel Golpe

Aquel 24 de marzo profundizaron la idea fundamental que los dirigió desde siempre, borrar de la historia todo vestigio, referencia, luz, de que otra civilización, otra Latinoamérica, otra Argentina es posible.

Hoy nos reconforta saber que entre los escombros de todo ese exterminio, las ideas, la sangre, están intactas y activas. Nos cuesta todavía identificarnos, reconocernos, somos piezas fundamentales del rompecabezas de la historia de la liberación de los pueblos, todas
fundamentales, todas imprescindibles, pero solamente triunfaremos ensambladas, solamente se verá el proyecto cuando todas esas pequeñas y grandes piezas se muestren juntas. Estamos en Camino. Falta Menos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

0 comentarios

mar

19

oct

2010

Presentación de la RED PUNA ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para frenar la minería a cielo abierto

En el marco de la causa judicial que llevan adelante los Vecinos Autoconvocados de Tilcara contra la Minería contaminante a cielo abierto, la Red Puna, conjuntamente con la Comunidad Aborígen El Churcal de Juella y la Comunidad Aborigen Cueva del Inca, de Villa Florida –Tilcara, nos presentamos ante el máximo tribunal de justicia de la nación, en carácter de Amicus Curiae, (amigos del Juez), solicitando a la Corte Suprema, frenar la minería a cielo abierto, con uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico en la Quebrada de Humahuaca, y que revoque los permisos de cateo y explotación, que tiene la empresa Uranio del Sur S.A, en la zona de “los amarillos” de Juella y Yacoraite, sobre territorio de las comunidades Aborígenes.

En la presentación ante la Corte Suprema de la Nación expresamos: “Somos comunidades Aborígenes Kollas, que seríamos directamente afectadas por los posibles emprendimientos mineros. Nosotros conjuntamente con otras comunidades representadas por la Red Puna y Quebrada, queremos hacer oir nuestra voz, y expresar que no queremos un modelo que agota nuestros bienes naturales, destruye los suelos, nos quita y contamina el agua, dejando a nuestras comunidades sin posibilidad de trabajar nuestras tierras. No queremos para nuestros territorios un modelo de producción minero a cielo abierto, que dinamita los cerros enteros, con productos químicos contaminantes y que utiliza enormes cantidades de agua para separar los minerales de las rocas, generando grandes desechos tóxicos y contaminación.”

“No nos pueden seguir imponiendo verdades que ya han sido desmentidas en los hechos. Los proyectos mineros que se instalaron décadas atrás en nuestra provincia, dejaron zonas contaminadas y comunidades empobrecidas”. También se informó de los antecedentes de contaminación minera en la región, y de las numerosas denuncias por contaminación radicadas en las Fiscalías Federales Nº 1 y Nº 2 de la Provincia de Jujuy, a las que ni siquiera se les ha dado trámite y esperan la condena a los responsables del envenenamiento de ríos, suelos y de la generación de enfermedades en la población (Casos: Mina Aguilar, Mina Pan de Azúcar, Metal Huasi en Abra Pampa, Mina La Pulpera, Orosmayo, entre otras).”

También expresamos los derechos de las comunidades indígenas y nuestra relación con los bienes naturales expresados en Nuestra Constitución Nacional, y el Convenio 169 de la OIT.

“Los pueblos indígenas somos portadores de una identidad y de una relación con los “recursos naturales” única y especialísima. Somos cultura viva y profunda.

 

Foto del arroyo a la salida del dique de cola de la Ex MINA PAN de AZUCAR, en el departamento de RINCONADA, Provincia de Jujuy. Dicho arroyo descarga sus aguas en el Río Cincel y este desemboca en la Laguna de Pozuelos (Monumento Nacional).

El Color naranja de sus aguas muestra la contaminación provocada por el drenaje ácido que produce el dique de cola colapsado de la Mina. La MINA PAN de AZUCAR fue abandonada en el año 1989, y no se realizó ninguna remediación de pasivos.

0 comentarios

lun

19

jul

2010

Mas de la Feria de la Semilla

El sabado 17 y domingo 18 de julio se realizó la 4ta. Feria de la Semilla, en el camino de la soberania alimentaria, con participantes de las comunidades de la Puna y la Quebrada.

Muchisimas variedades de papa, quinua, habas, trigo, cebada y muchos otros productos

0 comentarios

mar

13

jul

2010

Feria de la semilla en Humahuaca

En Humahuaca

 

FERIA DE LA SEMILLA

 

Los días 17 y 18 de julio se realizará en Humahuaca la cuarta edición de la Feria de la Semilla, organizada por el área de Producción y Comercialización de la Red Puna.

Semillas de papa, maíz, habas, trigo, cebada, quinua, hortalizas, arveja, además de carnes frescas, charki y chalona, mazorcas, papas andinas, frutas frescas y deshidratadas, sal, cueros, mermeladas, licores, quesos y artesanías. Este año acompañada por una feria de comidas realizadas en base a nuestros productos andinos.

La Feria de la Semilla es una ocasión más para revalorizar nuestra vida indígena campesina. “Hay que cuidar la semilla, la tierra, la identidad y la cultura, la falta de uno de estos elementos nos pondrá al borde de la desaparición o extinción”, fue una de las conclusiones de la feria anterior en El Angosto.

1 comentarios